sábado 02 de marzo de 2024 - Edición Nº2711
Cronos Noticias » En Foco » 16 nov 2022 18:03

Bomba en la Legislatura

El “albertismo” no sumó para el quórum de la reforma del Bapro que pidió Kicillof

Más allá del “poroteo” previo, diputadas oficialistas cercanas al entorno del presidente de la Nación dieron la sorpresa y complicaron las cuentas para el gobernador que no tuvo su tan esperada reforma.


  • El “albertismo” no sumó para el quórum de la reforma del Bapro que pidió Kicillof

Las discusiones internas del Frente de Todos vienen complicando los planes de la coalición desde hace meses. Ahora, el principal perjudicado fue Axel Kicillof, gobernador bonaerense, que necesitaba de un conteo minucioso de diputados para que se pueda debatir la reforma jubilatoria del Bapro. Sin embargo, con la caída de soldados propios, se volvió una misión imposible.

Desde que Kicillof pidió por la reforma del Bapro, sentado al lado de Juan Cuattromo, director del Banco Provincia, y Sergio Palazzo, titular de La Bancaria, el Frente de Todos trabajó de manera minuciosa para asegurar su aprobación.

Hasta último momento, y a sabiendas que el PRO no iba a bajar al recinto de la Cámara Baja bonaerense, se especuló con algún apoyo del radicalismo, o incluso se especuló con una ayudita liberal para llevar adelante la sesión. Sin embargo, algo falló, y es que de entrada se contaba con 44 presencias aseguradas (42 del bloque oficialista y 2 de aliados).

Según pudo reconstruir CRONOS, lo cierto es que dos de esos “votos abrochados” no colaboraron finalmente para llegar al quórum, lo que con el correr de las horas complicó al oficialismo y lo alejó cada vez más de la posibilidad concreta de aprobar la reforma jubilatoria del Banco Provincia, después de meses de incertidumbre.

Uno de esos nombres fue el de Débora Indarte, quien sigue perteneciendo al Frente de Todos pero hace meses formó el unibloque Unidad para la Victoria, en el medio de una ruptura abierta con el gobernador Kicillof y La Cámpora.

Este descontento con el mandatario se dio porque la diputada bonaerense forma parte del sector del PJ en Mar del Plata que está enemistado con Fernanda Raverta, titular de ANSES y líder camporista en esa ciudad.

Incluso, la tensión tocó su punto máximo en las pasadas elecciones internas del partido, cuando su esposo, Rodolfo Manino Iriart, se enfrentó con Raverta y esta última salió victoriosa en el medio de denuncias y fuertes peleas.

En ese contexto, Indarte se mostró molesta en varias oportunidades porque no lograba aprobar ninguno de los proyectos que presentaba, lo que entendía como un "pase de facturas" por ese enfrentamiento. La gota que colmó el vaso fue cuando Kicillof se mostró con la titular de ANSES, lo que desembocó en la salida de la legisladora del bloque oficialista.

Entonces, ¿se trato de una devolución de gentilezas? A partir de lo que contaron desde el entorno de la diputada a este medio, “Débora no podía asistir a la sesión de hoy, ya había avisado con antelación y desde hace días planteaba alternativas”.

Ante esto, explicaron a CRONOS que “no obtuvo ningún tipo de respuesta, y tampoco se comunicaron con ella desde ningún sector, tanto oficialista como opositor”. Cabe mencionar que tanto Indarte como Manino Iriart son cercanos al peronismo del que forma parte el presidente de la Nación, Alberto Fernández.

Justamente del seno más cercano del jefe de Estado es que llegó la otra falla para el gobernador, pero con el agravante de que este segundo caso fue dentro del bloque del Frente de Todos.

La diputada oficialista que tampoco colaboró para el quórum es Patricia Cubría, perteneciente al Movimiento Evita y pareja de Emilio Pérsico, líder de esta organización y uno de los férreos defensores de Alberto. Además, desde El Evita hace tiempo insisten en la reelección del actual mandatario.

Sin embargo, en esta ecuación también entran las disputas territoriales: Cubría lanzó su campaña para ser la próxima intendenta de La Matanza, una de las patas históricas del kirchnerismo que actualmente es gobernada por Fernando Espinoza.

Cuando parecía que Kicillof tenía como mayor desafío convencer al sector opositor, ahora se suman bajas oficialistas que significan palos en la rueda para aprobar una de las que fue su promesa de campaña: reformar la Ley 15.008 impulsada por María Eugenia Vidal.

Lo cierto es que a menos de un mes de iniciar el año electoral y con un tema tan cerrado como la reforma del Bapro, las diputas internas del Frente de Todos pesan y mucho a la hora de negociar, sobre todo en el ámbito legislativo donde hay una mayor representación política y sectorial.

Por Delfina Mónaco.

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS