miércoles 28 de septiembre de 2022 - Edición Nº2190
Cronos Noticias » En Foco » 16 sep 2022 11:37

Recta final en la Legislatura

El atolladero de la Reforma del Bapro, la UCR “dialoguista” y un Presupuesto con clima de Mundial

La conmoción desatada por el intento de asesinato de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner aún resuena en los pasillos de la Legislatura bonaerense, donde permanecen latente una serie de proyectos que aguardan tratamiento en la recta final del año, con destino incierto.


  • El atolladero de la Reforma del Bapro, la UCR “dialoguista” y un Presupuesto con clima de Mundial

La Reforma del Bapro impulsada por el gobierno de Axel Kicillof es esperada por el arco sindical bancario. Su aprobación fue un compromiso que el mandatario provincial asumió con la Asociación Bancaria que conduce Sergio Palazzo, pero la pretensión del Frente de Todos encontró un escollo en la negativa unificada de la bancada de Juntos.

El frenético debate en comisiones durante mayo y junio con cuatro dictámenes favorables, hacía presumir que la discusión en el recinto sería un hecho. Incluso, hasta los más estridentes en el oficialismo habían puesto fecha para la media sanción. Sin embargo, la posición intransigente de la coalición opositora, a partir del rechazo conjunto del PRO y la UCR, frustró la intentona del Frente de Todos.

La negativa a la modificación se convirtió en una bandera para el partido amarillo, que cerró filas en la trinchera de la resistencia. Hasta el propio Mauricio Macri se involucró para bajar línea a su tropa y ordenó frenar la iniciativa.

Con el devenir de los meses, el 2023 cada vez más cerca y las turbulentas internas en la oposición, una serie de movimientos recientes en Juntos despertaron múltiples suspicacias, que fueron leídas en el oficialismo como el caldo de cultivo propicio para una eventual búsqueda de consensos y avanzar en la discusión empantanada.

Mientras el PRO se dirime en sus feroces internas, con una precipitada danza de nombres para la carrera por la Gobernación bonaerense, en el radicalismo no solo se manejan con mayor cautela, sino que en los últimos días ensayaron sugerentes muestras de acercamiento al peronismo que sorprendieron a propios y ajenos.

Llamó la atención el último fin de semana la presencia de dos intendentes radicales en la misa “por la paz y la fraternidad” en Luján, donde asistió la plana mayor del Gobierno, y las críticas del macrismo no tardaron en llegar.

“El camino del radicalismo y el legado que tenemos es el de apertura, de diálogo, de mejorar la institucionalidad”, fue la explicación del jefe comunal de General Viamonte, Franco Flexas, para justificar su participación en la ceremonia religiosa que los más recalcitrantes opositores tildaron de “misa K”. Junto a él asistió el mandamás de General Lamadrid, Martín Randazzo.

Otro movimiento en similar sintonía fue la presencia del diputado provincial y titular del radicalismo de la provincia de Buenos Aires, Maximiliano Abad, en el homenaje por los 100 años del nacimiento del exgobernador Antonio Cafiero, llevado a cabo esta semana en la sede del PJ nacional.

“Estoy convenido que el diálogo debe ser franco y darse de forma institucional. El diálogo no debe rehusarse nunca. Cuando no hay diálogo, hay violencia. Los argentinos están transitando momentos muy difíciles para que la política tenga desencuentros”, señaló Abad al término del encuentro.

Los gestos de distensión desde el radicalismo y la voluntad de propiciar el diálogo en la búsqueda de consensos, alimentaron múltiples conjeturas que y dieron lugar a distintos interrogantes y en la órbita oficialista miran con atención, especialmente por los matices con sus socios del macrismo.

¿La vocación dialoguista del partido centenario marcará el inicio de nueva etapa de acuerdos políticos en la Legislatura? ¿La tensión permanente con el PRO devendrá en una manifiesta posibilidad de ruptura después de siete años de alianza política, o sólo es una estrategia para reforzar la identidad propia?

Atisbos de un escenario que en el campamento oficialista anhelan con creces, pero que en lo inmediato pareciera improbable. En los pasillos de la Casa de Leyes reconocieron a CRONOS que las rispideces cotidianas entre las distintas fuerzas partidarias que integran una coalición no son ajenas a la política, más aún en una oposición sin factor ordenador.

De ahí a una implosión en la alianza opositora hay un trecho inmenso, especialmente con el venidero año electoral a la vuelta de la esquina, y el fantasma de una hipotética suspensión de las PASO sobrevolando el tablero electoral, tras los globos de ensayo realizados por el peronismo en otras provincias.

En el horizonte de la dinámica legislativa bonaerense asoma la discusión del Presupuesto 2023 y la Ley Impositiva, coyuntura que promete largas y frenéticas negociaciones en los meses venideros. El debate de la “ley de leyes” será el plato fuerte de un fin de año eclipsado por la escena mundialista.

Mientras se conocen los primeros lineamientos del presupuesto nacional, el reiterado reclamo de los intendentes por los fondos para obras y seguridad licuados por la inflación récord, prometen semanas de toma y daca en la rosca política bonaerense.

Será en este contexto cúlmine donde también podría definirse la suerte de Reforma del Bapro. En las huestes del Frente de Todos reconocen que, de postergarse la sanción de la ley, significará una derrota en un parlamento donde impera el exceso de confrontación pero escasean las victorias.

El tratamiento incierto y con pronóstico reservado. Ningún protagonista se atreve a vislumbrar el desenlace.

Por Nicolás S. Alonso

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS