sábado 23 de enero de 2021 - Edición Nº1577
Cronos Noticias » En Foco » 27 dic 2020 11:00

El escenario bonaerense

Un cierre de año que puede inclinar la balanza

El gobernador Axel Kicillof ya se arrogó el desafío para la "reconstrucción" de la provincia de Buenos Aires anunciando nuevas medidas para atender las problemáticas sociales, educativas y de infraestructura.


Por: Ricardo Salas

Dicho al revés, el Gobernador entiende que el Estado bonaerense acarrea problemas estructurales que se agravaron durante los últimos años del anterior gobierno de Cambiemos. “El macrismo fue destructivo tanto en el ámbito económico como social”, apuntan desde Calle 6.

En materia de hábitat y vivienda: la Provincia prevé la construcción de 10 mil unidades habitacionales y 20 mil lotes con servicios.

Además, avanzará en la regularización de construcciones y más de 600 barrios privados que se encuentran en condiciones irregulares. 

Nación y Provincia ya tienen planificada la continuidad para el 2021 de los distintos programas vinculados a la vivienda y la puesta en marcha de ambiciosos proyectos que buscan llevar “soluciones habitacionales” en territorio bonaerenses.

Eso fue lo acordado días atrás por el ministro de Infraestructura y Obras Públicas, Agustín Simone, con su par nacional de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi

La “ley de leyes” que votó la Legislatura puede significar en términos políticos, el puntapié inicial de la “reconstrucción” que el mandamás cristinista planea para la Provincia.

Es que después de tensas negociaciones políticas, diputados y senadores aprobaron el primer presupuesto de la gestión de Kicillof y también la ley impositiva 2021.  

Cara a cara

Si bien las negociaciones se estiraron, como siempre, casi hasta las horas previas de Nochebuena y Navidad, la experiencia de este primer año en la gestión hizo que esta vez el gobernador se concentre más en la negociación cara a cara, bajando el tono público de las declaraciones, evitando así repetir el error inicial de comienzo de año, cuando se debatió la Ley Fiscal en medio de pirotecnia legislativa.

Ahora, otra vez, la previa a la sanción parlamentaria marco un ida y vueltas que amagó con hacer caer el tratamiento presupuestario, lo que hubiera provocado un cimbronazo político en el cierre del año. 

Los fondos para los intendentes y los cargos que la Gobernación de calle 6 no cubrió, en algunos organismos del Estado y de control, que históricamente son ocupados por la oposición, fueron los ejes principales de la tradicional “rosca” de fines del almanaque anual. 

Desde Juntos por el Cambio saben que el año que viene la Provincia recibirá fondos extra, en pleno año electoral, y dieron la batalla para dejar mejor parados a sus alcaldes.  

El texto de ley sancionado contempla un gasto por 1.9 billones de pesos para el ejercicio 2021 y de algún modo podría marcar el “inicio” el plan de reactivación económica pospandemia con un “shock” de inversión en obra pública.

Kicillof proyectó una inversión en materia de infraestructura de casi 180 mil millones, básicamente para hacer obras en 2021, con calendario electoral de renovación legislativa.

También los legisladores del oficialista Frente de Todos y los opositores de Juntos por el Cambio acordaron mediante un sistema de "burbuja" sanitaria, el punto más conflictivo: el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) con transferencia a las intendencias de 12 mil millones de pesos.

El miembro informante del gobernante Frente de Todos, fue el senador bahiense Marcelo Feliú, con línea directa con el ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López, al igual que el presidente de la Cámara de Diputados, Federico Otermín y el titular de la comisión de Presupuesto e Impuestos, Juan Pablo de Jesús.

ultimas noticias

Presión

Los brazos legislativos de JxC sintieron la presión “extra” de intendentes municipales y del sindicalismo (la Provincia resolvió supeditar cualquier tipo de propuesta salarial a los trabajadores estatales hasta la aprobación de la ley de leyes en la Legislatura) como estrategia política de Kicillof.  

Por ahora, la unidad con matices dentro del oficialismo gobernante del Frente de Todos, fue fundamental para gestionar ante un contexto durísimo de pandemia.

Ese esquema debería repetirse “sin fisuras” de cara a un año con competencia electoral como el que se avecina en la Provincia y con un escenario de renovación legislativa, seguramente muy polarizado, frente a la frenética alianza opositora de Juntos por el Cambio.  

Una de cal y una de arena en el final del año para el Gobernador. Es que, fiel a su estilo, Elisa Carrió tiró una bomba política que apunta exclusivamente al ámbito bonaerense: dijo que será candidata a legisladora en 2021 por la provincia de Buenos Aires, y expresó, además, que no descarta ser candidata a gobernadora en 2023. Lejos quedó su anuncio de jubilación.

“Lilita” sorprendió como lo hace siempre, con movimientos que nadie espera. Si bien en sus últimas apariciones públicas lo hizo con un perfil muy componedor, incluso tendiendo puentes a la figura del presidente Alberto Fernández ahora pateó el tablero interno de los “amarillos” de JxC, provocando olas que también podrían afectar los movimientos gubernamentales futuros.

Esa definición de la chaqueña obliga a los diferentes actores de Cambiemos a posicionarse, o acelerar decisiones. Pero “Lilita es así, marca la cancha primero”, dicen cerca desde su entorno.

Por Ricardo Salas

Fuente: lanueva.com

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS