martes 18 de junio de 2024 - Edición Nº2819
Cronos Noticias » Sociedad » 23 may 2023 17:42

Remitido a la Cámara de Casación

Tres años después: el informe médico de Fernando Báez Sosa sumó nuevas pruebas

Los resultados de los análisis practicados en el hospital Illia, donde el joven estudiante fue trasladado tras la golpiza que sufrió a manos de los rugbiers, fueron integrados al expediente.


  • Tres años después: el informe médico de Fernando Báez Sosa sumó nuevas pruebas

Esta semana se conoció una nueva pieza de evidencia que se incorpora a la causa más de tres años después: los resultados de los primeros estudios a Fernando Báez Sosa en el hospital municipal Arturo Illia de Villa Gesell, donde fue ingresado al shock room tras llegar una ambulancia luego de la golpiza que sufrió a manos de los condenados. 

El pasado febrero de este año, el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Dolores condenó a los rugbiers Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Ayrton Viollaz, Blas Cinalli, Luciano, Lucas y Ciro Pertossi como culpables del asesinato de Fernando Báez Sosa durante la noche del 18 de enero de 2020 frente a la discoteca Le Brique en Villa Gesell

Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli y Luciano Pertossi recibieron la pena de prisión perpetua mientras que Ayrton Viollaz, Blas Cinalli y Lucas Pertossi recibieron penas de 15 años de cárcel como partícipes secundarios del mismo delito. Juan Pedro Guarino y T.C, el llamado “rugbier número 11″, menor de edad al momento del hecho, enfrentarán expedientes por falso testimonio tal como pidieron los fiscales acusadores, Juan Manuel D’Avila y Gustavo García, luego de oír sus relatos en el juicio. 

Según fuentes del expediente, los documentos fueron sumados a la causa tras un pedido del abogado defensor de los ocho condenados, Hugo Tomei. Los estudios incluyen un estudio de sangre, un electrocardiograma y también una serie de tomografías computarizadas de cráneo, cuello, tórax, abdomen y pelvis. 

Tal como se desarrolló en el juicio, el cráneo fue la clave para revelar el daño que lo llevó a la muerte. El análisis reveló que, dentro de la cabeza de Báez Sosa, se halló una “imagen espontáneamente hiperdensa rellenando los surcos corticales, valles silvianos, cisternas peritroncales, ventrículos laterales y centrales extendiéndose a conducto ependimario y espacio epidural”. 

El especialista que firmó el estudio concluyó que existía una “hemorragia subaracnoidea bilateral que ocupa todas las cavidades ependimarias, sin evidencias de lesiones óseas de origen traumático”. En el tórax había “signos claros de aspiración de fluidos y signos de ahogamiento con ocupación de la tráquea, bronquios principales, lobares y segmentarios, así como de las estructuras alveolares parahiliares”. 

También se detectó “abundante contenido entérico o de ingesta líquida en cavidad gástrica y abundante contenido gaseoso en intestino delgado y marco colónico”. No se detectaron lesiones en los huesos de la columna cervical, tampoco derrames en sus pleuras.

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS