miércoles 24 de abril de 2024 - Edición Nº2764
Cronos Noticias » En Foco » 21 may 2023 09:00

Escenario electoral

El amor después del amor tal vez se parezca a este rayo de sol

Entre bajadas y subidas, entre internas y demostraciones de fuerza, entre malas, más malas y pocas buenas, entre ser y no ser, entre amenazas y oportunidades, entre elecciones, tercios y algo más que una decisión.


  • El amor después del amor tal vez se parezca a este rayo de sol

COMPARTIR ESTA NOTICIA

Por Facundo Olinof

Mientras la extraña dama da su adiós a la función, de forma momentánea o para siempre -sentencia o lawfare mediante-, los sucesores de la generación siguiente empiezan a tomar sus respectivos bastones para buscar la lapicera que les permita ejercer el deseado legado que ella les ha dejado como consecuencia de una denodada actividad que la ha consumido cada vez más en al menos las últimas dos décadas.

Algunos sonríen aliviados, la mayoría lagrimea entristecida, pero lo cierto es que hay que poner manos en el asunto y ensuciarse para poder sacar a la amada patria de los subsuelos en donde se la introdujo por errores forzados -pandemia, guerra y sequía mediante- y no forzados -prestamos inescrupulosos y un definitivo traspié en la elección de la compañía del 2019- que dejan un campo especial para ser sembrado por la bronca.

La letanía de los graznidos que buscan a su candidata a presidenta sólo acabará después del pronunciamiento de la extraña dama hacia uno u otro de los lados, aunque pareciese que los indicios y la comprensión lectora nos llevan a la ciudad de donde surgió el Héctor José Cámpora, que hoy está más vivo que nunca en las banderas de una militancia que ya poco tiene de joven y debe empezar a hacerse cargo.

Por otro lado, sabido está que la palabra no es lo fuerte de los renovadores que supieron decir no en su momento, pero la realidad indica que uno no puede dar malas noticias y, a la vez, ser escogido para un ascenso laboral, más allá que casi se encuentre ejerciendo el cargo de manera informal.

La tarea de funcionarios que custodian los bolsillos de las y los argentinos es hoy definida por dar las malas nuevas como las mejores posibles porque la catástrofe social que vivenciamos lamentablemente no es parable, aunque puede amortiguarse con unos buenos airbags que permitan que el golpe sea menos duro y la papa empiece de a poco, pero a ritmo persistente, a bajar su temperatura.

Con una pobreza que superará el 40 por ciento a mediados de este año es difícil pensar que un “economista” por obligación, que se hizo cargo del oficio, pueda pensarse elegido, pero el peronismo es bravo y ante lo imposible deslumbra con un aún más imposible. Sin embargo, si los personalismos son dejados de lado y el racionalismo intelectual gana la partida el nombre será del interior de la provincia más poblada.

Me hice fuerte ahí, donde nunca vi, nadie puede decirme quién soy

Con una historia con la cual es imposible no empatizar, el personaje se mueve y hace alianzas de las más normales con gobernadores y de las menos comunes con sindicalistas que en algún momento estuvieron totalmente en la vereda de enfrente. A pesar de eso, un santacruceño decía, según ella, que los agravios en política expiran tras el paso de medio calendario y parece que eso hoy está a la vanguardia.

La duda que surge en este humilde panorama es si se compite o no. Obvio, que si esto resulta afirmativo sería una disputa simulada donde la posibilidad de triunfo no se vea frustrada, ni mucho menos empañada como en aquel convite del 2015 entre los que buscaron ocupar la silla que hoy ostenta el pequeño mandatario de ojos azules y bastante reticente a ir por el Sillón de Rivadavia.

Recordemos que, en aquella época pasada, hace tan solo siete años, ante tanta malaria discursiva y operaciones de poca monta se terminó cediendo lugar a la pequeña recoletense de modales deseables a la que se la favoreció con un hermoso hogar en una base militar de Morón ya que la residencia platense no parecía tan segura.

Con estos antecedentes, el ida y vuelta debe ser tranquilo y sin agravios, todos suman y nadie sobra, el que gana intenta volver a hacerlo y el que pierde, pues sí, acompaña. Una compañía que deberá ser rosqueada de antemano sabiéndose derrotada y más aún si pensamos que se pregona que los números cierren con la gente adentro.

Los desafíos son muchos, pero con la escucha activa -que no tuvo el actual- y un especial oído absoluto beethoveniano el joven del ’76 podrá tocar la melodía de la justicia social y ser ese rayo de sol que ilumine, recuerde al flaco desgarbado del sur que supo cómo y enamore con un programa compartido que incluya, evite dimes y diretes futuros y vuelva a reconocer la dignidad de todas, de todos y si se quiere todes.

Por Facundo Olinof | Especial para Cronos Noticias

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS