domingo 16 de junio de 2024 - Edición Nº2817
Cronos Noticias » En Foco » 6 oct 2022 08:28

Bitácoras bonaerenses

La opción presidencial 2023: el sueño no deseado de Kicillof

En las últimas semanas el nombre del Gobernador como posible candidato a presidente comenzó a sonar con más fuerza. Los dilemas de Axel y los por qué de no querer saber nada con ese escenario.


  • La opción presidencial 2023: el sueño no deseado de Kicillof

-¿Pero no te gustaría ser Presidente?

-A quién no, pero no es el momento,  quizá más adelante…

-¿Y si Cristina te lo pide...?

Esta escena recreada, imaginada, grafica las sensaciones de uno de los principales dilemas que tiene el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof de cara al escenario electoral 2023. Hasta hace poco, la posibilidad de que el mandatario bonaerense -uno de los mimados de Cristina Kirchner- opte por la candidatura presidencial para defender la escudería nacional del Frente de Todos, era simplemente un vago rumor de contados cafés de rosca política o alguna versión periodística no convalidada. Pero en la política argentina -se sabe- los escenarios son hiper contingentes, y lo que ayer era un camino lejano, hoy está a la vuelta de la esquina. La tómbola argenta.

Desde que en diciembre de 2021 Kicillof presentó su Plan 6x6, que tímidamente mostraba sus intenciones de reelección en la Provincia de Buenos Aires, en la Gobernación intentaron desterrar cualquier versión o conjetura acerca de una candidatura presidencial. Sucede, que tradicionalmente la escena política argentina, ubica (aún no se sabe si para bien o para mal), al gobernador o gobernadora bonaerense como un “candidato natural” para el Sillón de Rivadavia. Dato importante, la crisis económica que azota al país desde hace más de seis años ayudó a que Mauricio Macri no logre su reelección y que Alberto Fernández corra con el mismo destino. Con ese primer marco, en las usinas de pensamiento electoral del kirhnerismo, desde hace tiempo dejan trascender que el actual Presidente argentino tiene el boleto picado para el 2023. Las opciones (muy en borrador) pasaron por el otro mimado de Cristina: Eduardo “Wado” de Pedro o algún gobernador del Interior que esté alineado con el Instituto Patria. Los tanteos.

El 2022 siguió su camino y la Causa Vialidad, la centralidad de CFK, el lawfare, pusieron a la Vicepresidenta para el kirchnerismo nuevamente como el Plan A para una candidatura presidencial. Pero el grave atentado que sufrió Cristina la noche del 1 de septiembre replantearon el escenario y fue la propia Cristina quién públicamente dio gestos claros de no tener intenciones de competir por la presidencia en el 2023. El Plan B llamado Sergio Massa, también quedó relegado, luego que el ministro de Economía dijera en más de una reunión que no iba a ser candidato el año que viene. Con esas novedades, desde sectores del kirchnerismo comenzaron a hablar de un “candidato puro” para competir por la jefatura de Estado. Rápidamente, en cafés, chats y en los despachos políticos comenzó a sonar la opción de Kicillof candidato a presidente. La posibilidad real.

“No es una posibilidad para nosotros”, afirman tajantes desde el entorno del Gobernador bonaerense, aunque reconocen que los rumores son más fuertes en las últimas semanas. En La Plata se aferran al Plan 6x6 y consideran que su “camino natural” es la búsqueda de la reelección en la Provincia. “Creemos que para apuntalar la gestión y cambiar cierta matriz necesitamos un período más”, repiten como un lema que justifique cuatro años más en el territorio bonaerense. Pero Axel es soldado de Cristina y está demás preguntar qué haría si es que la Vicepresidenta le pide (u ordena) que tiene ser el candidato. El dilema del Gobernador.

No obstante, la pregunta recae en por qué Kicillof no pone como opción ser candidato a presidente el 2023, por qué es un sueño no deseado, al menos por ahora. Más allá de la explicación que dieron desde su entorno, hay factores de realpolitik  que cualquier político analiza a la hora de lanzarse a una aventura electoral. Veamos: la primera es sin duda la severa crisis económica que anticipa malos augurios para los comicios a nivel nacional, análisis que en sectores del kirchnerismo generaron la idea del llamado repliegue en la Provincia de Buenos Aires. La segunda es que es muy posible que la disputa presidencial se resuelva en un balotaje, ese es un escenario completamente impredecible. La tercera, que se basa más en supersticiones, es la famosa “maldición de los gobernadores”, quienes nunca pudieron llegar a la presidencia tras haber gobernado en el Sillón de Dardo Rocha. Para aumentar malos pronósticos, se conoció que días antes de la elección presidencial en Brasil, Lula Da Silva no solo cuestionó el acuerdo argentino con el FMI. En una cena con empresarios, dejó trascender que en el PT creen que el peronismo va a perder las elecciones presidenciales del 2023. Se sabe que Kicillof y su equipo están alineados con el candidato brasileño. De hecho, el Gobernador encabezó el cierre de campaña de Lula en Argentina, desde la Facultad de Periodismo de la UNLP. Un manto de realidad.

Si bien Axel no tiene la reelección asegurada en la Provincia, el escenario es mucho más viable que el nacional. Dato para nada menor, en las elecciones bonaerenses no hay balotaje, el que gana la elección con diferencia de un voto se transforma en Gobernador. El actual mandatario conserva una buena intención de voto, por ahora superior a la de sus posibles rivales en la oposición. Incluso, desde las huestes de Santilli reconocen que mantiene una buena imagen positiva en distritos donde gobierna el PRO. La batalla por la reelección bonaerense no será fácil, Kicillof correo con el riesgo de que la crisis económica y la mala gestión del Gobierno Nacional lo arrastre a un posible naufragio. Pero las chances son más viables que una batalla nacional. ¿Quién pensaría ser candidato con serias chances de perder? Hasta Sergio Massa, un animal político que se lanzó a aventuras complejas, analiza con dejar pasar el 2023 y guardarse para el 2027.Todas opciones, claro, en un tablero político argentino que siempre está a la espera de escenarios volátiles.

Por Juan Alfaro (ALFA)

Director de CRONOS

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS