domingo 27 de noviembre de 2022 - Edición Nº2250
Cronos Noticias » Sociedad » 2 sep 2022 07:28

Varios allanamientos

Desbarataron una banda narco: hay dos policías bonaerenses imputados y detenidos

Están acusados de allanar búnkeres con órdenes falsas. Las drogas incautadas se las habrían entregado a otro grupo narco con el que estarían asociados.


  • Desbarataron una banda narco: hay dos policías bonaerenses imputados y detenidos

El 16 de agosto, José Luis A, alias “Chaco” y de 48 años, oficial de alto rango en la Delegación de Tráfico de Drogas de Lomas de Zamora, y Juan Gastón C., de 38, también oficial de la misma división, se entregaron en el Juzgado Federal Nro. 2 de San Martín.

Sabían que la magistrada Alicia Vence, quien también estuvo al frente del caso de la cocaína envenenada, estaba tras sus pasos.

En los primeros días de agosto, la Dra. Vence ordenó ocho allanamientos y detuvo a tres sospechosos de integrar una banda dedicada a la venta de estupefacientes: el sindicado como líder, Ariel Hernán A., alias “Cebo”, de 44 años; Nélida Patricia A., de 33 y ex pareja de “Cebo”; y a Claudio Alejandro O., de 41, socio del presunto líder.  

Quienes estuvieron a cargo de los procedimientos, tenían una orden de detención para los policías que no fueron localizados. De inmediato la jueza Vence solicitó sus capturas nacional e internacional. Esta situación empujó a los prófugos a ponerse a disposición de la justicia y estar a derecho.

De los cinco sospechosos detenidos solo declaró la única mujer del grupo, quien en la AFIP está registrada como empleada doméstica. “Yo no tengo nada que ver con el tema este, ni sé por qué me detuvieron, yo tengo mis hijos, yo soy el sostén de ellos, nosotros vivimos los tres solitos”, expuso la mujer.

Sin embargo, los investigadores no le creyeron: “Las pruebas contra ella son firmes”, aseguraron.

El origen: una denuncia anónima

La investigación se inició un año atrás y es el desprendimiento de una causa que también tramita en el Juzgado Federal Nro. 2: “Se abrió una pesquisa paralela por un dato que recibió la fiscalía y que derivó en la detención de toda la organización criminal”, informaron fuentes judiciales.

A partir de la investigación desarrollada por la Gendarmería Nacional Argentina (GNA), que incluyó vigilancias, seguimientos y escuchas telefónicas; se pudo identificar a los sospechosos y descifrar el modus operandi de la banda.

El primero en ser identificado fue Ariel Hernán A., el líder, y a partir de él al resto de los civiles. Luego les intervinieron los teléfonos y la trama delictiva habría saltado a la superficie.

Para la Justicia, los policías sospechados, fraguaban allanamientos en búnkeres de drogas marcados por ellos mismos. En esos procedimientos no se habrían realizado detenciones, pero si habrían incautado los estupefacientes que encontraron en el lugar.

“Los ‘empapelaban’, es decir, les decían que la Justicia los estaba investigando. Les robaban las drogas y la entregaban a los otros miembros del grupo que lo vendían en los partidos de José C. Paz, Pilar y Moreno”, apuntaron voceros de la investigación. “Posiblemente también se la vendían a otras bandas”, agregaron.

Los allanamientos y detenciones finalmente se decidieron cuando se documentó la conexión entre los narcos y los policías, en los primeros días de agosto y en plena calle.

Los investigadores afirman que en una escucha certificaron como Ariel Hernán A., le reclamaba al policía, alias “Chaco”, que no le entregaba droga: “¿Qué onda boludo, que ahí te llamo, que ahí voy, que mañana, que pasado y así me tenés, corte mintiendo como un chico de dos años”, transcribieron en el expediente.

“Pocos días después del reclamo, 'Chaco', cumplió y le llevó los narcóticos”, según consta en el expediente. Efectivos de gendarmería que trabajaban encubiertos y estaban apostados en el taller “LH”, en José C. Paz y propiedad de Claudio Alejandro O., documentaron en foto y video la entrega.

La entrega se dio por la mañana, alrededor de las 11. José Luis A., llegó a bordo de una Renault Sandero roja y estuvo largo rato en la puerta del taller de su socio hablando por teléfono. Momentos después estacionó frente a él una camioneta Ford Ranger color blanca. José Luis A., se acercó y dialogo brevemente con el conductor quien le entregó un bolso negro y abandonó el lugar.

Lo mismo hizo alias “Cebo”, quien subió el bolso a la Sandero y se alejó del lugar.

Los efectivos de la GNA comprobaron el dominio de la Ford Ranger que hasta el momento no tenían identificada, y acreditaron que pertenecía al Ministerio de Justicia y Seguridad de la provincia de Buenos Aires, por lo que infirieron que se trataría de un vehículo no identificado utilizado por la Policía Bonaerense.

Los investigadores no dudaron un instante e iniciaron un seguimiento discreto. Unas cuadras más adelante, los tripulantes descendieron y en ese momento identificaron fehacientemente a los oficiales de la bonaerense que actualmente están detenidos.

Horas después, cuando se realizaron los allanamientos, en el domicilio de José Luis O., los efectivos de la GNA encontraron un bolso de igual color y características que el entregado por los policías a su socio. “Cuando lo abrieron, los gendarmes encontraron cuatro ladrillos de marihuana precintados”, informaron fuentes de la investigación.

En los otros procedimientos se secuestró: 3 kilos de cocaína, marihuana y más de 4 millones de pesos. Además, 26.960 dólares y otros 30 mil que a la postre se comprobó que eran falsos. También se incautaron armas de fuego, municiones y chalecos antibalas; balanzas de precisión y elementos de corte, celulares y notebooks.

La jueza Vence ordenó la detención preventiva de todos los sospechosos y los procesó por el delito de narcotráfico. Además, embargó a cada uno por un total de 3 millones y medio de pesos. A los policías acusados les sumó el agravante por tratarse de funcionarios públicos. Ninguno de los involucrados apeló la decisión de la jueza.

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS