miércoles 28 de septiembre de 2022 - Edición Nº2190
Cronos Noticias » Sociedad » 9 ago 2022 18:23

Fomento bailable

La ciudad dice basta: la golpiza de un patovica rebeló un oscuro entramado en Olavarría

Los vecinos denuncian que el gerenciador del boliche cuenta con protección política y policial. Junto a autoridades municipales está involucrado en una causa por la venta ilegal de terrenos.


  • La ciudad dice basta: la golpiza de un patovica rebeló un oscuro entramado en Olavarría

La madrugada del domingo 3 de julio, Juan Ignacio Agapito fue brutalmente golpeado por Damián Alonso, un patovica del local “Fomento Bailable”. La víctima tiene 19 años y fue operada varias veces, estuvo más de 20 días internado en grave estado en la unidad de terapia intensiva.

“El médico dijo que por lo cercano de lo que me pasó puedo tener como flashes, confundirme mezclando fechas y momentos. También puedo tener baches donde directamente no me acuerdo de nada”, afirma el joven que guarda reposo en su hogar.

El empleado de seguridad fue detenido el 7 de julio y el Juzgado de Garantías Nº 1, a cargo de la jueza Fabiana San Román, le negó la excarcelación. El Dr. Christián Urlezaga, fiscal de la UFI N° 7 de Olavarría, lo imputó por el delito de lesiones graves y continúa recabando pruebas para sostener la acusación.

El hecho ocurrido en la puerta del boliche de Olavarría puso de manifiesto la violencia con la que se manejan los patovicas y, además, y revelaría un entramado de corrupción de la que participarían la policía, el poder político y los empresarios de la noche de la mencionada ciudad.

“Fomento Bailable” está ubicado en pleno corazón del barrio Pueblo Nuevo y es gerenciado por Gustavo Rodríguez, empresario de noche y puntero político de día.  Está ligado al intendente Ezequiel Galli, de Cambiemos, y está involucrado en la venta ilegal de terrenos según consta en la justicia a partir de testimonios y grabaciones telefónicas.

El boliche en realidad es la Sociedad de Fomento “Pueblo Nuevo” y, con sólo cuatro empleados registrados, tiene una facturación estimada en 36 millones de pesos. La cifra es conmovedora al considerar que es una entidad fundada para cumplir una tarea social.

Marcha

Las marchas con las que pedían justicia los amigos y familiares de Agapito, fueron acompañadas por los vecinos de Olavarría que exigían la clausura definitiva del local bailable. “Los negocios de la noche y sus vinculaciones con la política local, son parte de una red que durante años les otorgó protección pese a las denuncias”, comentan por lo bajo en el edificio municipal.

La masiva movilización pidiendo justicia y con el joven aún internado, el intendente Ezequiel Galli ordenó la clausura de “Fomento Bailable”.

“Hay miles de denuncias, no solo por hechos de violencia y ruidos molestos. Los vecinos están cansados de las peleas callejeras, de los destrozos en el frente de viviendas y negocios, y de la venta de droga en la zona”, dejaron entrever fuentes judiciales.

Los dueños de otros locales bailables afirmaron que existía una competencia desleal porque “Fomento Bailable” está inscripto impositivamente como una asociación civil. “Pagan menos impuestos y no pagan alquiler. Además, el municipio nunca les exigió que cumplan las normas mínimas de seguridad ni la correspondiente capacitación del personal”, se quejaron los empresarios.

Presiones para reabrir el boliche

Gustavo Rodríguez, a pesar de que estaría flojo de papeles y de que uno de sus empleados casi mata a un adolescente en un local que regentea, no se rinde y quiere reabrir “Fomento Bailable”.

A través de las autoridades de la Sociedad de Fomento “Pueblo Nuevo”, entre ellas la tesorera María Eugenia Wagner, quien además es su esposa, y el Presidente de la entidad, Domingo Soraiz, quien en realidad sería un empleado, reclamó el levantamiento de la clausura.

Fomento

Entre los motivos esgrimidos para dicha solicitud, afirman que la institución tiene 69 personas trabajando en el local bailable. El número de empleados es notablemente superior a los cuatro que tienen blanqueados.

Los vecinos del barrio Pueblo Nuevo expresaron su preocupación ante el posible levantamiento de la clausura y que la Municipalidad de Olavarría le otorgue una nueva habilitación al boliche. “Van a poner como excusa que quieren preservar las 69 fuentes de trabajo”, comentan los indignados vecinos.

Esta fundamentación no debería ser aceptada porque la Sociedad de Fomento “Pueblo Nuevo” declara en AFIP que tiene solo cuatro empleados registrados y, a pesar de que factura 36 millones de pesos, adeuda el pago de las cargas sociales de los trabajadores.

Gustavo Rodríguez es un empresario muy conocido en la noche olavarriense, además de explotar “Fomento Bailable” es propietario del restaurant Tasca y del bar Estación Mitre.

“El vínculo que tiene con el intendente Galli podría posibilitar la reapertura de ‘Fomento’ pese al rechazo de los vecinos de Pueblo Nuevo que, gracias a la clausura, recuperaron la tranquilidad de un barrio tradicional de Olavarría” sostienen fuentes cercanas al municipio.

Las estrechas relaciones que el empresario tendría con funcionarios locales, lo involucraron en el escándalo por la venta ilegal de terrenos en la ciudad de Olavarría. En el caso están implicadas autoridades municipales como Diego Robbiani, el ex asesor municipal, Mariano Ciancio, y el ex secretario de Hacienda y socio de Ezequiel Galli, Gastón Acosta.

En la causa de los terrenos consta una grabación de Acosta y Gustavo Rodríguez, en la que se los escucharía explicar el modus operandi para concretar las estafas inmobiliarias en la ciudad.

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS