martes 28 de junio de 2022 - Edición Nº2098
Cronos Noticias » En Foco » 22 may 2022 11:18

El escenario bonaerense

Tiran del mantel de los dos lados de la mesa política

El clima de fricción interna en las dos coaliciones políticas mayoritarias, la oficialista Frente de Todos y la oposición de Juntos por el Cambio, se mantiene sobre un elevado nivel de efervescencia.


  • Tiran del mantel de los dos lados de la mesa política

COMPARTIR ESTA NOTICIA

En términos electorales, en ambas alianzas están tirando del mantel de los dos lados.

Claramente el enfrentamiento de posiciones e ideas entre los sectores que hegemonizan el Gobierno provoca mayor inestabilidad por tratarse del oficialismo, mientras la estructura opositora de JxC goza del apoyo del aparato mediático.

Desde la Provincia señalan que el FdT debe conseguir la fórmula para lograr salir de la telaraña en la que está atrapado para no perder capital político en 2023. De una crisis política se sale con más política. Solo así el Gobierno podría ofrecer las condiciones mínimas de gobernabilidad. A diferencia de la oposición, el oficialismo debe además mostrar soluciones ante un enmarañado panorama económico social.

Buena parte de las dificultades políticas dentro del oficialismo pasa por la estrategia económica que marca el Gobierno nacional. Distintas voces bonaerenses piden “medidas más drásticas” para combatir la inflación porque no alcanza con el programa “Precios Cuidados”. Y, a la vez, propician aumentar las retenciones en esta época de “ganancias extraordinarias” que benefician a los grupos más adinerados. ”Y eso se logra con decisión política”, subrayan. 

También señalan que “la oposición ahora se queja de los impuestos cuando en los cuatro años de Cambiemos aplaudían los repetidos tarifazos” en los servicios públicos.

Distintos actores centrales de JxC ya le vienen poniendo “fecha de vencimiento” al kirchnerismo de la gobernación de calle 6 en la Provincia y en la Casa Rosada, instalando discursivamente la idea de que el Frente de Todos “ya perdió” las elecciones de 2023. 

Desde la óptica opositora, la gran competencia electoral se dará sobre la superficie bonaerense en toda su extensión, lugar que elegiría el kirchnerismo duro para atrincherarse frente a un escenario de derrota a nivel nacional.

Las elecciones presidenciales son el año próximo y, en política argentina, “un año es una vida”. Se sabe, la provincia de Buenos Aires por motivos cuantitativos es siempre el principal escenario de disputa, y al mismo tiempo, el principal reservorio de votantes del peronismo kirchnerista en el Frente de Todos.

Las fuertes ráfagas de viento tampoco alcanzaron a barrer las escaramuzas domésticas en JxC ya sea por candidaturas o por distintas posturas que vienen manifestando sectores menos dialoguistas del PRO y la irrupción del expresidente Mauricio Macri en “decisiones bonaerenses”

“Macri se coloca como patrón de estancia y pretende subordinar a latigazos a los demás actores internos como la UCR y la Coalición Cívica de Elisa Carrió”, comentan en las diagonales. No obstante, algunos referentes asociados piden no adelantar a nivel provincial instancias que deben definirse en el ámbito nacional y “para las que faltan un año”.

En paralelo, espadas legislativas de Juntos zarandean el proyecto en el que se propone el desdoblamiento de las elecciones bonaerenses para despegarla de la votación presidencial. De prosperar, la ley entraría en vigencia en 2025 para evitar suspicacias.

“El objetivo tiene que ver con que en la Provincia se discutan cosas de la Provincia y saber cuáles son las propuestas de los candidatos, que los mismos no estén escondidos detrás de la nacional. Terminamos eligiendo gobernadores que no sabemos lo que piensan de la cuestión bonaerense”, subraya el senador Joaquín De la Torre.

Como de costumbre el Censo del Indec también cayó en la “grieta”. Mientras el oficialismo celebró el megaoperativo nacional desde la sala de máquinas de la oposición despotricaron por la ausencia de censistas o una presunta manipulación de los datos poblacionales.

“El Censo 2022 nos dará información clave para diseñar y ejecutar mejores políticas públicas para los próximos 10 años.”, subrayó el ministro de Hacienda y Finanzas provincial, Pablo López, tras monitorear junto al gobernador Axel Kicillof el operativo presencial que movilizó durante el feriado a más de 242 mil censistas en territorio bonaerense  después de relevar en su etapa digital más del 50% de las viviendas de la Provincia.

El relevamiento en general puede aportar una certeza tan previsible como contundente. El déficit habitacional debe ser una política de Estado. En la Provincia, Kicillof  viene remarcando la importancia de implementar una política a largo plazo para garantizar el derecho a la vivienda. Incluso, le pidió a su ministro de Hábitat y Desarrollo Urbano, Agustín Simone, trabajar con el objetivo de alcanzar soluciones sobre la demanda habitacional. La construcción de viviendas podría evitar que se produzcan nuevos asentamientos por usurpaciones, básicamente en el conurbano. El déficit que permita garantizar el derecho a una vivienda digna, otra vez en la agenda política. Es necesario, que los proyectos en conjunto (o anuncios) dejen de ser acciones puntuales.

Encima nuevamente en la Provincia arrancó una cuarta ola de contagios por coronavirus. El dato positivo es que el panorama es distinto a partir de los altos niveles de vacunación frente a esta nueva etapa de la pandemia sanitaria. De todos modos, el ministerio de Salud decidió fomentar que la población se siga inmunizando y complete el esquema de vacunación.

Por Ricardo Salas

Fuente: lanueva.com

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS