miércoles 17 de agosto de 2022 - Edición Nº2148
Cronos Noticias » Provincia » 1 abr 2022 11:43

Mano a mano con Cronos

Ruiz Malec: “El Gobierno de Vidal se dedicó a perseguir a los trabajadores del Estado”

La ministra de Trabajo bonaerense, habló sobre el rol de un Gobierno con los gremios y apuntó contra la gestión provincial anterior.


  • Ruiz Malec: “El Gobierno de Vidal se dedicó a perseguir a los trabajadores del Estado”

COMPARTIR ESTA NOTICIA

Por Delfina Mónaco y Juan Alfaro (ALFA)

Mara Ruiz Malec, ministra de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, en diálogo con CRONOS, mencionó el problema de la informalidad y la importancia del crecimiento de la economía; la participación de los sindicatos en las listas del Frente de Todos; y la importancia de un recambio de pensamientos e ideas en los gremios en pos de la igualdad de género. 

Sobre la relación con los sindicatos en la Provincia, Ruiz Malec expresó: “En particular el Gobierno anterior se dedicó a perseguir fuerte los trabajadores del Estado, a los docentes en particular. Hemos visto el caso de algunos dirigentes gremiales que vivieron situaciones incluso de tensiones personal y familiar, y esto es la antítesis”.

En relación a la participación de los gremios en las listas, la ministra sostuvo ante CRONOS: “El Frente de Todos y en particular en la Provincia, es el que más lugar les ha dado en el arco político. También hay veces que los gremios no quieren, muchas veces entramos en la contradicción con los gremios del Estado pero también con los privados: estar en un partido implica apoyarlo”.

- ¿Usted considera que el gobierno de Kicillof es el que mejor relación con los gremios ha tenido en los últimos 20 años?

-Eso lo tendrá que decir alguien más. Han sido tres años sin paro docente en ningún momento, aun cuando hubo momentos complicados como el inicio de la pandemia, incluso el gobernador se encontró con épocas en las que había que pagar sueldos y no se contaban con los recursos necesarios para ellos.

El año pasado, cuando se notaba que no alcanzaba con lo que se había arreglado, empezó a haber cierta tensión y el gobernador rápidamente convocó a los gremios que iba a adelantar puntos paritarios del acuerdo para que fuera más rápido el aumento, y apenas pasara eso nos íbamos a sentar de nuevo a discutir.

Tiene que ver también con la visión del gobernador que tiene muchos puntos de contacto con lo que quieren los trabajadores porque es un gobierno para los trabajadores. Por supuesto, el trabajador del Estado no está disputando una plusvalía, pero el Gobierno quiere que sus trabajadores estén mejor.

Esto no siempre se ve así, en particular el gobierno anterior se dedicó a perseguir fuerte los trabajadores del Estado, a los docentes en particular. Hemos visto el caso de algunos dirigentes gremiales que vivieron situaciones incluso de tensiones personal y familiar, y esto es la antítesis.

Esto se da así con un trabajo cotidiano de todos los Ministerios. Educación es un caso particular porque por el tema de la pandemia requirió mucho trabajo, pero en Salud también hay un diálogo permanente. Puede no haber acuerdo todo el tiempo, pero si hay diálogo todo el tiempo.

-¿Por qué el año pasado no hubo gremialistas en las listas legislativas del Frente de Todos en la Provincia de Buenos Aires? Por ejemplo, Oscar De Isasi de ATE manifestó que quería formar parte…

-El movimiento obrero en general tiene que tomar la decisión o una posición acerca de cómo participa en la vida político-electoral de la Argentina. Yo creo que tenemos, con el Frente de Todos y en particular en la Provincia, es el que más lugar les ha dado en el arco político.

Nosotros tenemos diputados que vienen de los gremios, de concejales, diputados y senadores provinciales. Creo que si no hay más gremios en las listas es porque falta un trabajo mutuo en el partido, pero que eso se puede ir mejorando y trabajando a futuro. Si está la vocación de poder ocupar esos lugares y llevar la voz de los trabajadores y trabajadoras, nosotros desde el Ministerio de Trabajo siempre lo apoyamos y se puede conseguir en la medida que se den los diálogos previos.

Ojalá tengamos más representantes del movimiento en las listas, en el Poder Ejecutivo. También hay veces que los gremios no quieren, muchas veces entramos en la contradicción con los gremios del Estado pero también con los privados: estar en un partido implica apoyarlo.

Puede haber matices adentro, siempre los hay, lo ideal sería que en el peronismo eso no suceda, que no haya matices con la defensa de los trabajadores pero a veces te pasa que en un sector particular hay algún tema que es muy sectorial y puede llegar a entrar en coalición con un tema más general.

-Con el cambio reciente dado en la cúpula de la UOM, ¿es necesario un cambio generacional y hacia la igualdad de género?

-La pandemia generó un quiebre, una necesidad de más acercamiento de los candidatos a sus afiliados, pero más de una manera novedosa: había que estar en burbujas, o a veces el gremio decía que no se iban a meter, y generó una necesidad de estar mucho más presente, en un momento donde no podías estar presente físicamente muchas veces.

Eso favoreció a los actores más jóvenes, más relacionados con sus bases, para empezar a trabajar en varias renovaciones que se están viendo en los gremios. Mi opinión, aun siendo la ministra de Trabajo, no importa tanto, porque no puedo reemplazar lo que los trabajadores quieren y la lucha propia de los trabajadores y las trabajadoras por ocupar esos espacios.

En la medida que los elijan va a estar bien, mientras los elijan, tiene que salir de abajo, de las propias bases, la renovación y el cambio. Con las compañeras se está haciendo un trabajo muy importante, que no va a ser inmediato, sobre todo en los gremios más masculinizados. Porque los gremios están masculinizados desde el trabajador que ingresa, hasta el secretario general.

Hay gremios donde no se le da el lugar a mujeres, pero después tenemos gremios donde directamente no hay. Eso es una tarea de mediano plazo, que va a llevar un tiempo pero creo que estamos bastante alineadas todas, y empezamos a alinear a los compañeros, y a que entiendan que la participación de la mujer, es un derecho que está cortado por las propias actitudes de los compañeros, las empresas, el patriarcado, pero además es en beneficio de todos y todas.

Más compañeras como delegadas, en tareas de cargo y conducción, generan cambios positivos en todas las esferas, y generan discusiones importantes para todos los trabajadores y trabajadoras, y no solamente para las mujeres.

Por Delfina Mónaco y Juan Alfaro (ALFA)

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS