martes 06 de diciembre de 2022 - Edición Nº2259
Cronos Noticias » Ventana Empresarial » 17 nov 2021 08:20

Perfiles exitosos

Del Castillo, la mujer que posiciona a Fincabuenaventura en el mercado argentino de vinos

La historia de una empresaria platense que cambió la esfera de la Comunicación por mundo de los vinos. Sus ideas, su pasión, sus objetivos en sus propias palabras.


  • Del Castillo, la mujer que posiciona a Fincabuenaventura en el mercado argentino de vinos

María Magdalena del Castillo Delmar, “Magui” para los que la conocen, es una joven empresaria platense de 36 años, que decidió migrar de las esferas de la Comunicación Política a los viñedos, las muestras internacionales y conocer la elaboración de variedades de vino que se producen en su Finca Buenaventura en Mendoza.

Con ímpetu, pasión y muchas ganas de conocer en profundidad el terreno donde se animó a pisar, logró poner su marca de vinos –reconocida en el exterior- en el mercado argentino.

Del Castillo habla con mucha pasión sobre su trabajo y tiene una agenda más que cargada. Su vida, que va entre La Plata y Mendoza, también tiene espacios para la meditación diaria y el estudio de astrología y cursos de caminos holísticos.

En su vida, también hay lugar para otras actividades. “Amo hacer running, deportes de montaña y surf”, dice sonriente.

Mendoza es mi lugar en el mundo. Tuve la oportunidad de conocer varios países y encontré mi lugar en el mundo en Mendoza”, cuenta durante la entrevista de CRONOS. “En La Plata están los vínculos de toda mi vida, mi ciudad natal. Son un complemento me considero una viajera por naturaleza”, agrega.

Como resumen de su personalidad de gran energía, sintetiza: Estoy buscando siempre algo que me movilice el alma. Hago todo con pasión, debo conectarme”.

-¿Qué es Finca Buenaventura?

-Finca Buenaventura es un proyecto familiar que nace hace 17 años de la mano de Ana y Fernando, que son mis padres.

Ellos querían hacer un trabajo en familia, se enfocaron como matrimonio en decir "queremos trabajar en familia, hacer algo que les quede a nuestros hijos" que la que está laburando con ellos en realidad soy yo, pero la idea era volcarlo a algo con la naturaleza, que sea algo que trascienda el vínculo familiar.

Que ese vínculo, el trabajo en equipo, conectarnos con algo que salga de la ciudad para transportarnos. Sucedió. Hicieron estudios del suelo por el año 2003 y compraron en 2005 la tierra en el Valle de Uco, en Los Arboles, a 1.172 metros sobre el nivel del mar, son 100 hectáreas. En Mendoza, al pie de la Cordillera de los Andes.

Esas hectáreas las nivelaron, cuando las compraron era tierra inculta. Se eligió hasta como se iban a plantar las plantaciones de vid. Se eligió para trabajar el terroir un sistema denominado micriterroir (proveniente de Francia, donde sectorizamos en parcelas para hacer un trabajo específico donde se anticipa la mano del hombre y el potencial enológico de lo que queremos lograr para cada una de nuestras líneas. La plantación del viñedo se eligió con una conducción llamada "espaldero alto" y tenemos más de 5.600 plantas por hectárea con buenos rendimientos quintales.

Se trabajó desde cero. Por eso es un proyecto muy pensado, muy analizado, los análisis del suelo. Hay una bomba que hace toda la parte de riego que viene por agua de deshielo de la Cordillera de los Andes, que esta de forma subterránea a 300 metros debajo de la tierra.

-¿Cuáles fueron las bases del proyecto?

-Finca Buenaventura nace a raíz de un amor por querer tener un emprendimiento familiar.

El proyecto nace como bodega-finca y bodega de exportación, nunca se planificó en mercado argentino. Esto viene mucho después y viene de mi mano, pero nació como exportar vinos. Nuestro primer mercado fue el año de nuestra primera producción, en el año 2010.

En el 2011 presentamos nuestro primer vino en los Premios Decanter, que es un concurso internacional europeo muy importante y ganamos 97 puntos con uno de nuestros vinos, un puntaje altísimo.

Salieron mis padres en la Revista Decanter con un Malbec, Áureo Ruta 90, que gano varios años consecutivamente con distintos puntajes, pero siempre sosteniendo de los 94 para arriba. Fue nuestra primera exportación a Inglaterra.

-¡Gran debut...!

-Comenzamos yendo a ferias internacionales con mi mamá, participando en las mejores ferias internacionales donde solamente el destino es el contacto con distribuidores o potenciales importadores. No son ferias abiertas al público. Por ejemplo, en Alemania es una de las ferias más importantes mundialmente.

Yo comencé acompañándola a ella y a aprender sobre eso. Era contactar, porque es un trabajo que se hacía durante siete meses antes, vos contactás a posibles importadores que estén en esa feria o en las que vayas a participar, que va de la mano de que nosotros somos parte de Wines of Argentina (WOFA), que es la marca que nos impulsa en el mundo y pertenecemos a ese grupo de bodegas que integran ese grupo.

El proyecto nace como bodega de exportación, porque el negocio era rentable para eso, por ser Pyme. Porque es muy difícil competir, siempre se pensó que entrar el mercado argentino que es una jungla. Había que preparar la cancha y así fue, preparamos la cancha. Pero lo lindo fue que al año pudimos ganar, la primera producción fue en el año 2010-2011 ganamos el concurso y salió la exportación. Ganamos el premio y un importador dijo quiero los vinos en Inglaterra, ese fue nuestro primer mercado.

-Sé que venís del mundo de la comunicación…

-Yo estudie Comunicación en Buenos Aires, en la Austral. Me dedicaba a la Comunicación Política, trabaje en el Senado de la provincia de Buenos Aires, en cultura, en televisión, fui prensa de un vicegobernador de la Provincia, de Diputados.

Tuve varios puestos ligados a prensa política, pero sentí que no estaba conforme, que no estaba dando lo mejor de mí, que había un vacío en la parte de la comunicación. Paralelamente yo ayudaba en lo que era la empresa familiar, en lo que tenía que ver con la comunicación y siempre yendo a la finca.

Me crie en el viñedo también y empecé a hacer cursos de sommelier y a preparar un examen internacional para saber cómo es la comercialización de vinos. Después, todos los cursos habidos y por haber que presentaba Wines Of Argentina en conjunto con consultorías sobre comercialización de vinos yo los hacía.

Empecé a encontrarle el gusto ahí y eso me permitió estar más preparada para todas las ferias.

-¿Cuándo decidiste dar el paso para convertirte en una empresaria del vino?

-Hace ocho años en una feria en Alemania. Estaba hablando con uno de los importadores, explicándole nuestras distintas líneas, tratando de convencerlo, que fue una feria que cerramos con un importador estadounidense, y mi mamá me dice "brillás cuando hablás, cuando podés explicar".

Son ferias que duran tres días fuertes, empezás a las siete de la mañana y terminas a las seis de la tarde y así intensamente. Cada media hora tenés reuniones pactadas.

Y yo le dije "si, la verdad que es a esto a lo que me quiero dedicar" y me dice "bueno las puertas están abiertas". Y le digo "¿qué lugar tengo?", "todo el que quieras, empezá a desarrollarte, propone tus planes de negocios, de trabajo", me respondió.

Comencé a abrir las puertas para preparar el mercado argentino, porque para mí había posibilidades de entrar, estábamos preparados para eso.

-O sea, de tu mano Finca Buenaventura desembarcó en el mercado argentino…

-Sí. Tardé un tiempo porque es completamente diferente lo que es armar la comercialización para exportaciones que para expo que sale.

Nosotros ahora estamos en siete países en el mundo y somos fuertes para lo que es una Pyme, cada exportación tarde tres meses en salir, tenés todo un tiempo de preparación que está muy bueno y hasta ese momento me encargaba de armar todas las exportaciones en conjunto con mi mamá.

Pero también me quería formar en como abrir el mercado argentino, entonces empecé a estudiar como abrir las puertas, como eran los pasos y para eso me empecé a vincular con gente de Mendoza y en 2018 me aprueban el plan para abrirlo en 2019.

En 2019 empecé a abrirlo y 2020 me agarró la pandemia y dije "no importa", para lo que todo el sector era viento a favor, para mí no porque yo tenía que salir a conseguir distribuidores que quieran el producto.

Si bien la venta de los vinos fue un alza, pero eso lo descubrimos después. Yo dije “no importa, voy a continuar”, bien testaruda (risas). Y conseguí los mejores distribuidores de la Provincia de Buenos Aires.

Para mí las plazas eran Rosario, Córdoba y Buenos Aires y las conseguí en el 2020. Ese era mi objetivo. Y tuve una yapa, Salta, que es dificilísimo.

-Todo un desafío….

-Sí. Recuerdo que me decían “no es el año, ya está”, porque en 2019 dimos los primeros pasos en la Ciudad de La Plata, pero era más un juego de prueba y error.

Estaba vendiendo en Capital Federal de forma directa, pero era como toquetear un poco la cosa, tantear el terreno, pero no es lo mismo que te agarre un distribuidor grande. Hoy estoy en varios wine bar en Buenos Aires, en Rosario, son plazas importantes. Si bien voy de a poquito, trato de dar pasos firmes.

-¿Tu recorrido es toda una transición, en la actualidad te dedicás exclusivamente a Finca Buenaventura?

-Me dedico a lleno. Fui de a pasos, me gustaba la comercialización pero descubrí que me gustaba mucho más el proceso enológico, fui para el principio. Me gustaba estar en la finca. Entendí que lo más me gustaba era entender y conocer el principio el nacimiento, el terroir. Luego me encanta el trabajo que realizamos en bodega, todos los procesos de elaboración.

Consideré que no podía vender si no entendía como nacía el vino. De hecho, se hizo una reestructuración de la mano enológica desde el inicio hasta lo que es ahora porque lógicamente el modo de consumo va cambiando de acuerdo a los años. No es lo mismo el paladar argentino o paladar de Republica Dominicana, de Colombia o de Estados Unidos.

Las tendencias van evolucionando y cambiando y hay que adaptarse sin perder tu propia personalidad e identidad, lo que tiene tu bodega. Pero entendí que lo que a mi más me gustaba era como nacía el vino, la elaboración.

Te lo voy a definir de la siguiente manera: para mí el vino es la máxima fusión entre la naturaleza y el hombre, es alquimia pura.

-Vos sos platense, pero tu vida como desarrolla, ¿está entre Mendoza y La Plata?

-Me considero nómade, tengo casa en acá y en Mendoza, me considero parte mendocina, pero soy de La Plata. Pero paso 20 días al mes allá, 15/15, lo que se requiera.

¡Me encanta vendimiar! En la época de vendimia y cosecha estoy más allá. Ahora acabo de volver de un fraccionamiento que embotellamos 50 mil litros, cambiamos todo a ecológico. La finca es sustentable. Yo controlo, soy minuciosa, estoy en todos los detalles.

-¿De ahora al futuro, inmediato o a largo plazo, cuáles son tus objetivos como empresaria?

-Seguir ampliándonos en el mundo, diversificarnos en distintos países, pero no solamente en lo que es venta de nuestra marca, sino en la venta de vino a granel de exportación. Ese es nuestro objetivo, al margen de que ya estemos vendiendo vino a granel en el mercado argentino.

Es un mercado muy interesante, que está en alza y estamos creciendo bastante. Uno de mis focos principales es seguir desarrollándolo acá en el país, pero desarrollarlo en el exterior. Ya está cobrando camino. Después, seguir creciendo con otras líneas que superen la reserva que tenemos.

-¿Con qué palabras Magdalena del Castillo cerraría esta entrevista?

-Primero estoy agradecida del camino que estoy construyendo en el hoy, creo que cada día es una oportunidad nueva de trabajar y seguir dándole vida a lo que iniciaron mis padres, es un honor.

En el foco que pongo es que Finca Buenaventura cada día crezca un poco más lo que ellos iniciaron y si puedo darle una gotita de innovación y estar a la vanguardia, que se diversifique.

Todo lo que pueda innovar para la empresa lo voy a seguir haciendo, creo que ese es mi gran desafío. Que Finca Buenaventura este a la vanguardia y que crezca y resalte. Que el resultado sea mayor del esperado y que el trabajo de mis padres durante toda su vida sea valorado, reconocido.

Redes de Finca Buenaventura

Instagram: fincabuenaventurawines

Facebook: Finca Buenaventura

Sitio web: fincabuenaventura.com.ar

Redes de Magdalena del Castillo

Instagram: soymaguidc

Facebook: Magdalena del Castillo

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS