sábado 13 de agosto de 2022 - Edición Nº2144
Cronos Noticias » Sociedad » 9 nov 2021 07:23

En Ramos Mejía

Marcha por crimen del kiosquero: incidentes y gases lacrimógenos de la policía

Vecinos de la localidad de La Matanza marcharon hacia la comisaría para pedir justicia. El cordón policial les impidió el paso. Hubo tensión.


  • Marcha por crimen del kiosquero: incidentes y gases lacrimógenos de la policía

COMPARTIR ESTA NOTICIA

Tras el horrendo crimen del kiosquero en Ramos Mejía, vecinos de esa localidad de La Matanza realizaron ayer a las 19 una marcha hacia la comisaría del barrio (ubicado a 300 metros del kiosco), para pedir justicia.

Sin embargo, el cordón impuesto por el Grupo GAD de la Policía Bonaerense impidió el paso de los vecinos, quienes llevaban carteles y cantaban “que se vayan todos”.

Al llegar al vallado triple policial las cosas se complicaron. Hubo forcejeos, gases lacrimógenos.

“Exigimos Seguridad y Justicia por otra muerte más de un vecino”, se leía en el flyer que se viralizó por WhatsApp donde se convocaba a las 19 a los vecinos a marchar desde Alvarado y Avenida de Mayo, en el partido de La Matanza que conduce Fernando Espinoza.

Antes del horario pautado, los vecinos aplaudían y pedían Justicia ante los medios. Todo se revolucionó cuando apareció Pedro Sabo, el padre de Roberto, muy conmocionado. Los abrazos y los gritos de “fuerza” se multiplicaron. En llanto, el hombre habló de “sinvergüenzas” y mostró su angustia.

“Le tiene que dar perpetua a ese h...”, pidió Pedro para el detenido Leandro Daniel Suárez (29), que este lunes lloró ante el fiscal Federico Medone, que investiga el homicidio del kiosquero, y le suplicó que no pida la máxima pena.

Hay mucho malestar y nerviosismo entre los vecinos que acompañaron al padre de la víctima, que habló apoyado en la persiana del comercio donde mataron a su hijo y admitió que el ministro de Seguridad Sergio Berni lo visitó en su casa. “Nos están matando a todos, h... “, gritaba la gente.

Encabezados por Pedro, el padre de la víctima y a quien los vecinos le alcanzaban agua, al grito de “Justicia, Justicia, Justicia” caminaron al ritmo de los aplausos y el enojo: “Hijos de p...a”. Luego, comenzaron los reclamos por “seguridad, seguridad, seguridad”.

Pasadas las 19 la gente derribó ese vallado que la Policía puso para que los manifestantes no lleguen hasta la seccional y los policías armaron un cordón con los escudos, cuerpo a cuerpo con los vecinos. Las imágenes eran angustiantes: “No queremos pelear con ustedes”, les decía a los agentes un hombre. La respuesta fue un doble cordón de policías y la gente mayor redobló la apuesta.

“Oh, que se vayan todos, que no quede ni uno solo”, cantaban mientras los policías frenaban a la gente. Incluso, mujeres, adultas mayores ellas, les explicaban a los vecinos que los agentes no tenían la culpa, ni nada que ver con lo sucedido.

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS