jueves 15 de abril de 2021 - Edición Nº1659
Cronos Noticias » En Foco » 4 abr 2021 16:32

El escenario bonaerense

Plan de contingencia ante el fantasma de la cuarentena

Un análisis sobre los últimos acontecimientos que sucedieron en la Provincia de Buenos Aires.


Por: Ricardo Salas

Ante una suba de contagios de coronavirus que fue aumentado casi de manera “explosiva”, según se advirtió oficialmente, la Provincia recomendó nuevas restricciones horarias, básicamente contra la nocturnidad, con el objetivo de trabajar preventivamente ante el nuevo escenario pandémico.

Aunque sobrevuela la preocupación por la segunda ola de Covid-19, la gobernación de Axel Kicillof decidió reforzar el monitoreo epidemiológico y sanitario para una pronta toma de decisiones, en línea con la creciente curva de casos positivos en el mapa bonaerense. 

Es verdad que cualquier mirada global que se haga sobre la “cuarentena eterna” del año pasado por la pandemia será pesimista: el derrumbe de una economía ya golpeada, los temores por la salud y la vida, la inseguridad y la pérdida de trabajo. Se sabe. Ni la pandemia ni las consecuencias sociales y económicas saldrán rápidamente del escenario 2021.

Al margen de los topes horarios y a pesar de la coyuntura sanitaria, se puede advertir que a medida que avanzó la lenta campaña de vacunación hubo cierto relajamiento social, en un escenario que incluye desde falta de distanciamiento social, barbijos y alcohol en gel hasta fiestas clandestinas al por mayor. 

Hoy por hoy, la faltante mundial de vacunas, y algunos errores no forzados de gestión gubernamental, hacen que la oleada de coronavirus agarre casi como en marzo de 2020. Todo parece indicar que una vez inmersos en la espiral de las elecciones, la pandemia será la vedette del debate proselitista.

Desde la oposición, ya superados los comicios radicales que le dieron la victoria al diputado Maximiliano Abad sobre Gustavo Posse, ahora comienzan los reacomodamientos, y el trabajo de los operadores políticos de siempre, para comenzar a delinear las listas de cara a las PASO y las legislativas.  Y como en toda elección interna, hubo ganadores y perdedores. Ahora será el momento de pasar las facturas correspondientes, para pagar, o para cobrar.

Lo cierto es que las urnas de la UCR sirvieron también -sobre todo a la exgobernadora María Eugenia Vidal- para patear hacia adelante sobre una decisión que no puede postergar mucho más. Casi todas las miradas están puestas en la exmandataria bonaerense, que hoy parece ser la espada más importante, aunque no la única, de la oposición. Muchos lo anotan a Facundo Manes para esa carrera.

Elecciones a las que también les han colocado un signo de interrogación. Desde el oficialismo K dieron el primer paso pidiendo el corrimiento de las fechas, un mes hacia adelante. Y cuando todo parecía consensuado con la oposición, foto mediante en la Casa Rosada, con la presencia del gobernador Kicillof y entre otros, Jorge Macri y Cristian Ritondo, todo se estancó.

En paralelo al tema Covid, asunto que parece ocupará la centralidad por un largo tiempo, otras cuestiones de la gestión ocupan y preocupan a la administración bonaerense.

“Mi problema no es caer bien en Wall Street, mi problema es hacer las obras que transformen la vida de los bonaerenses”, subrayo el gobernador Axel Kicillof tras la demanda judicial que presentó un grupo de bonistas en Nueva York ante el estancamiento en la renegociación de la deuda externa que dejó la gestión de Cambiemos en la Provincia y que el actual gobernador reconoce de punta a punta.

Así y todo, el mandatario continúa anunciando planes de obras públicas que tienen sonido a música electoral, entre todos los actores que integran la coalición del Frente de Todos mientras “ojean” sus cartas para las urnas legislativas.

Según entiende Kicillof, que después de mucho tiempo la Provincia vuelva a tener un plan de infraestructura es una “decisión estratégica” como primer empujón para hacer girar la rueda de la economía y la necesidad de generar empleo.  Una virtual “caja de herramientas”, frente a un contexto de pandemia que agudiza las problemáticas sociales que arrastra desde hace años la Provincia. 

También se señala en las diagonales que, en términos económicos, Bahía Blanca fue uno de los municipios más beneficiados ya sea con fondos de la pandemia y los previstos para una serie de importantes obras hídricas en el Presupuesto bonaerense. Si se quiere en una cantidad esta vez privilegiada en proporción a otros distritos.

Días atrás se produjo otro avance importante en ese sentido, ya con montos más claros y detalles más precisos, anunciado con claridad, pero también con prudencia por el ministro de Infraestructura, Agustín Simone.

Desde el entorno gubernamental de Calle 6, se dice que después de “tantas decepciones y frustraciones”, ya no hay espacio para quedarse en amagues.

Según se ocuparon en señalar portavoces ministeriales este fue el resultado de un trabajo silencioso por parte de la administración Kicillof, junto al titular portuario Federico Susbielles, el senador Marcelo Feliú y el diputado Gabriel Godoy, los tres referentes bahienses del Frente de Todos.

Si finalmente los anuncios de obras hídricas -un primer paso indefectible, pero no suficiente- se traducen en hechos concretos, podría decirse que el tan anhelado “cambio estructural” requerido para resolver la añeja problemática bahiense del agua, está en vías de ser una realidad y seguramente será puesto en valor en el momento preciso por un Gobernador que sabe que, precisamente, no tiene en la principal ciudad del sur bonaerense un gran nivel de aceptación.

Por Ricardo Salas

Fuente: lanueva.com

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS