jueves 15 de abril de 2021 - Edición Nº1659
Cronos Noticias » En Foco » 19 mar 2021 13:40

Sin control

En el entorno de Kicillof optaron otra vez por el silencio ante el nuevo derrape del “indomable” Berni

Otro derrape de Berni vuelve a tensionar la relación entre la Casa Rosada y la Gobernación.


Por: Juan Alfaro (ALFA)

Pasaron más de 24 horas del nuevo episodio que protagonizó el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni y un nuevo escándalo con Sabina Frederic. Al estilo de una serie de argumento forzado en Netflix, cada cruce tiene más condimentos de show y también sube su tensión en las escenas consiguientes.

Ayer, la aparición con vida de Maia Beloso tendría que haber sido de completa alegría, para luego también analizar la situación de indigencia y vulnerabilidad que viven muchas Maias en la Ciudad de Buenos Aires, en el Conurbano Bonaerense y las principales ciudades de la Provincia de Buenos Aires y el país.

Pero no, todo ese escenario fue esmerilado por un nuevo show de Sergio Berni. Que más allá de que tenga razón o no en sus quejas hacia el accionar del Ministerio de Seguridad de Nación que conduce Frederic, no hacía falta ventilarlo para el público, a no ser que sea parte de una estrategia pensada por el funcionario de Axel Kicillof.

“¿Qué venís a hacer acá de trajecito, hijo de puta?”, le dijo Berni al secretario de Seguridad de la Nación, Eduardo Villalba apenas lo visibilizó ayer antes de la conferencia de prensa.

“Vos y tu ministra (Frederic), que es una inútil, le hacen mal a la policía, no me llamaste en todo el día y ahora venís acá a sacarte la foto, hijo de putas, te voy a cagar a trompadas”, agregó furioso el ministro.

Sin poder creer lo que veían, los testigos solo atinaron a separar a los funcionarios. Villalba quiso apaciguar los ánimos pero Berni estaba enfurecido e incluso llegó a lanzar dos cabezazos y hasta otras versiones dicen que lo agarró del cuello.

Si los derrapes del ministro bonaerense fuesen una estrategia para desgastar a Frederic, sea individual de Berni o pensada con Cristina y/o Kicillof, las escenas grotescas se superan y ponen a la clase política más cerca de ese lugar de descrédito que la ciudadanía viene manifestando en las últimas encuestas.

“Nosotros todavía no vamos a opinar”, le dijeron a CRONOS desde la Gobernación bonaerense. En Calle 6 prefieren -otra vez- optar por el silencio y no emitir opinión sobre los hechos, que está vez fueron reconocidos por el propio Berni en conferencia de prensa, pero calificadas como una “anécdota”.

No es la primera vez que desde el entorno de Kicillof optan por ese camino: esperar a que baje la marea. Por lo bajo, se sabe que Berni es “inmanejable”, que no escucha los consejos a modo de reto tranca que le hacen desde los principales ministerios del Gobernador o hasta alguna vez lo hizo el mismo Kicillof.

Pero jugar al límite tiene sus riesgos y en los papales Berni es subalterno de Kicillof (solo en los papeles). Y tarde o temprano las cruces con Frederic o sus funcionarios pueden salirse de control y estallar.

Berni

No es el primer cruce o derrape de Berni que provoca tensiones entre Calle 6 y La Rosada. En febrero del 2020, tras la fuerte carta que el ministro de Seguridad bonaerense le mandó a su par nacional, se plasmó una cumbre de urgencia en La Plata para desactivar las tensiones, con foto en el despacho del Gobernador que mostró a Kicillof, Berni, Frederic y Villalba trabajando de forma armoniosa.

"Hay ahí una ignorancia respecto de lo que se hace, sobre todo de lo que se hace y no se televisa. Y también hay un problema de ego. De lo que haga el ministro se tendrá que ocupar el gobernador", resaltó Frederic, ayer tras conocerse el escándalo. Las palabras de la ministra nacional fueron, horas más tarde respaldadas por los más altos despachos de la Casa Rosada.

En la memoria político-periodística aún queda grabada la escena de julio del año pasado, cuando Berni y Frederic tuvieron su pico de tensión, en una reunión en Puente 12.

En ese encuentro, casi a los gritos, Berni se arrancó el barbijo y apoyó sus manos sobre la mesa inclinando su cuerpo hacía adelante.  Frederic consideró ese gesto como amenazador y lanzó: "¿Vas a desenfundar o me vas a atacar por ser mujer?", mientras Kicillof  y los otros presentes miraban atónitos.

Por Juan Alfaro (ALFA)

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS