miércoles 08 de diciembre de 2021 - Edición Nº1896
Cronos Noticias » Sociedad » 25 ene 2021 16:33

Reglas ABCD

Protector solar, sombra y prendas oscuras: mirá cómo cuidarte de los efectos nocivos del sol

Desde la provincia de Buenos Aires, informaron cuáles son las pautas para cuidarse del daño por quemaduras solares y melanomas. Mirá los detalles.


  • Protector solar, sombra y prendas oscuras: mirá cómo cuidarte de los efectos nocivos del sol

Según informó el Instituto Provincial del Cáncer de la Provincia de Buenos Aires, a cargo de la doctora Clarisa Marchetti, los casos de melanoma en el mundo se duplicaron y casi la mitad se diagnostican antes de los 55 años. Además, si bien hay más conciencia del daño de las quemaduras solares, se registraron más casos. Mirá los detalles sobre los cuidados que hay que tener que prevenirlas.

Las últimas estimaciones realizadas por la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud arrojaron que en Argentina se atribuye el 52,8% de los melanoma a la exposición a rayos UV, lo que lo ubica entre los países de riesgo atribuible medio, en un rango entre 32.1 y 53.5%. Por otro lado, se prevé que para el 2030 los no melanomas incrementarán un 23% y los melanomas un 19%.

Al respecto, la médica especialista del Servicio de Dermatología del Hospital “San Martín” de La Plata, Eliana Gerez expresó: “A nivel mundial hay cada vez más casos de cáncer de piel sobre todo el melanoma, que es el más agresivo”.

Además, Gerez dijo que la campaña Euromelanoma está reportando que a nivel mundial hay alrededor de 290 mil casos nuevos por año, que producen cerca de 60 mil muertes anuales.

Por otro lado, Silvia Navajas, médica dermatóloga y consultora del Instituto Provincial del Cáncer de la Provincia de Buenos Aires, señaló que la incidencia del melanoma maligno en la Argentina no está bien estudiada, pero según el Registro Argentino de Melanoma Cutáneo entre el año 2002 y el 2011 se registraron 52 mil casos.



“La edad promedio en la que puede aparecer es a partir de los 50 años, pero cada vez se lo ve en pacientes más jóvenes y en ambos sexos”, precisó Roxana Maradeo, Jefa de Servicio de Dermatología del Hospital “San Martín” de La Plata.

Sobre el cáncer de piel, que es uno de los más frecuentes pero más prevenibles entre los seres humanos, Gerez mencionó: “Tenemos a grandes rasgos dos tipos,  por un lado los que son no melanoma, entre ellos el basocelular y espinocelular que son los más frecuentes, y por otro lado el melanoma, el cual a pesar de ser alrededor del 1% de todos los cánceres cutáneos, es el que produce mayor cantidad de muertes anuales en todo el mundo”.

Principales causas

Entre los principales, están la radiación ultravioleta proveniente del sol. Ese es el factor de riesgo más importante y que hay que prevenir. “Lo ideal es evitar las horas centrales del día, desde las 10 de la mañana hasta las 16 horas , y algo muy importante que la población olvida es que hay que usar protector solar todo el año, así sea en invierno, o en días nublado”, subrayó Gerez.

“Hay que aplicarlo a la mañana y reponerlo cada dos horas. Incluso hay que renovarse dentro de ese lapso si la persona se baña en el mar o pileta, o si tiene sudoración excesiva”, precisó, y agregó que ningún protector solar es resistente al agua.

A su vez, las especialistas dijeron que es primordial proteger y educar a los niños, niñas y adolescentes acerca de los daños que produce la radiación ultravioleta.

Uso del protector solar

A partir de los seis meses de edad se pueden empezar a usar protectores solares, antes, hay que resguardarlos de la exposición directa con ropas, sombreros y sombrillas. Sin embargo, los menores de un año deben evitar completamente la exposición; y los mayores deben ser protegidos responsablemente porque suelen realizar muchas actividades al aire libre y su piel es más sensible que la de los adultos.

Es por ello que hay que evitar las quemaduras solares durante la infancia y adolescencia porque son las que a futuro, debido al daño acumulativo que tiene la piel, pueden desencadenarse en cáncer. “Una adecuada protección durante los primeros 15 años de vida reduce en un 70% las probabilidades de padecerlo en el futuro”, remarcó Maradeo.

Por otro lado, Gerez insistió en que la población general tiene que ir al menos una vez al año a hacerse el chequeo de lunares, y que de acuerdo a la evaluación de la o el especialista, deberán controlarse más seguido si son consideradas con mayor factor de riesgo.

Durante el resto del año, lo aconsejable es realizar un autoexamen en casa cada tres meses para reconocer una lesión maligna.

Sobre las zonas de difícil visualización, como la espalda, la especialista Camila Ramallo, médica residente del “San Martín”,  aconsejó tomar un espejo de mano y ponerse de espaldas contra otro grande. Otra de las partes del cuerpo que no hay que olvidar de revisar son los pies, las manos y los genitales.  Además hay que examinar el cuero cabelludo, la boca, el interior del ombligo y las axilas.

Regla del ABCDE

Para reconocer una lesión maligna como el melanoma, es importante hacer la regla del ABCDE, que consiste en observarse el lunar y dividirlo en dos:

A se refiere asimetría, es decir, cuando una mitad es diferente a la otra.
B es del borde, hay que observar si los bordes son irregulares.
de colores, cuando tiene más de un color nos tiene que llamar la atención.
se refiere al diámetro, si el tamaño del lunar es de más de 6 milímetros puede ser una lesión.
E de evolución. Si cambia de forma, pica o sangra.

Si se observan algunos de los síntomas mencionados, o erosiones que no curan en tres semanas, lesiones nuevas, inflamadas  o con crecimiento rápido, hay que acudir al dermatólogo o dermatóloga. Al igual que si se presentan manchas planas rosadas o rojizas, ásperas y que se vuelven cada vez más escamosas o rugosas. Éstas últimas pueden ser cáncer no melanoma y se ven especialmente en cara, dorso de las manos, labio inferior y orejas.


Cómo prevenir

Pantalla solar

Lo mínimo que se aconseja es un FPS (Factor de Protección Solar) de 30 que bloquee la radiación UVA y UVB, pero en fototipos más bajos, es decir en pieles más claras que tienen tendencia a quemarse y no se broncean, lo ideal es de 50 en adelante. Recomiendan usar una “cantidad generosa” sin olvidar zonas del cuerpo como las orejas, empeines, labios, cuello, tórax y en el caso de calvicie, la cabeza.

Por otro lado, en las horas centrales del día hay que estar a la sombra, pero hay que tener en cuenta que no es lo mismo estar debajo de una sombrilla en la playa, donde hay una reflexión de la radiación UV. En esos casos hay que protegerse como si uno estuviera al aire libre.

Si bien la sombra es una aliada, pero hay que saber que el agua y la arena reflejan 30% las radiaciones; el césped un 20%; la nieve un 80%; dentro del agua y hasta por debajo de un metro se reciben al 100%; los cristales del auto no protegen y los polarizados equivalen a un SPF 70.

Durante el último tiempo, los medios y las aplicaciones de celulares comenzaron a publicar los índices UV, dividiéndolos en bajo, moderado, alto, muy alto y extremo. Al respecto, Gerez explica que un valor alto significa que estamos mucho más expuestos a la radiación ultravioleta y por ende a quemarnos, pero que sin embargo el cuidado debe ser el mismo durante todo el año.

Además, Navajas hizo hincapié en la importancia de la utilización de bloqueador solar en las personas que trabajan al aire libre y los deportistas. “Fuera de la franja horaria (10 a 16) se puede estar un tiempo prudencial, pero siempre con loción bloqueadora y vestimentas protectoras, sin olvidarse de los sombreros y gafas con cristales UV”, subraya.

Es importante también tener en cuenta que las prendas oscuras y de trama cerrada son las que mejor impiden el paso de los rayos UV, pero la recomendación en verano es usar colores claros y prendas holgadas. Además, la creencia común de que el bronceado protege, es un mito peligroso.

“La consigna es disfrutar al aire libre con responsabilidad: Tomar sol en pequeñas dosis puede aumentar las endorfinas y producir bienestar emocional y sintetizar la vitamina D”. Pero, al mismo tiempo, afirma que “abusar del sol puede producir efectos nocivos, las quemaduras solares crónicas pueden significar envejecimiento de la piel, lesiones precancerosas y cáncer cutáneo”, finalizó Navajas.

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS