martes 26 de octubre de 2021 - Edición Nº1853
Cronos Noticias » Sociedad » 24 ene 2021 11:23

Debates

El dilema de ir hacia la regulación de la venta y consumo de marihuana en Argentina

Durante los últimos años algunos países decidieron generar marcos legales para la compra, venta y el consumo de cannabis en el mundo. Las razones: la inclusión de esta planta en las políticas de guerra contra el narcotráfico conseguía criminalizar principalmente a consumidores.


  • El dilema de ir hacia la regulación de la venta y consumo de marihuana en Argentina

Diariamente los kioscos y almacenes venden cientos de paquetes de cigarrillos con imágenes de pulmones ennegrecidos por el EPOC (queriendo advertir de la fatalidad de su consumo en exceso) y litros de bebidas alcohólicas, que en muchos casos derivan en accidentes vehiculares o intoxicaciones por coma etílico. El cannabis, en contraste, no registra muertes provocadas por fumar o comer productos que lo contengan. Sin embargo, su tenencia se encuentra penada por la ley en Argentina.

La legislación actual al respecto data de 1974 la cual respondía a otro contexto social y político muy distinto al actual: se trata de la ley 20.771, la cual considera la tenencia y el consumo de este tipo de drogas como un delito federal. Luego este paradigma se actualizó sin cambiar demasiado de fondo: la Ley 23.737 de 1989 aumentó la gama de condenas a entre 4 y 15 años de prisión, y mantuvo el castigo de la tenencia para consumo personal con una pena entre un mes y dos años prisión, reemplazables por tratamientos o cursos de prevención.

Hubo una época en que la marihuana era legal y se vendía, por ejemplo, en aceite en farmacias de Estados Unidos para tratar reumatismo, náuseas y dolores de parto. No fue hasta la década de 1930 que decidieron apuntar contra el consumo de marihuana, cuando este país abolió la Ley Seca debido a que gran parte de la población protestaba porque quería beber alcohol.

En Estados Unidos la marihuana era una planta muy popular entre latinos y afroamericanos, sobre todo en el ambiente del jazz y el blues. El entonces director general del Buró Federal de Narcóticos Harry Aslinger, supo explotar muy bien el componente de racismo (presente hasta el día de hoy) en amplios sectores de esa sociedad y comenzó una campaña de difusión en medios de comunicación acerca de supuestos efectos que tendría la marihuana tales como: que incitaba al suicidio, provocaba ganas de violar o de matar; que inducía a la locura; entre otros.

Finalmente, en 1937 el Congreso de Estados Unidos prohibió completamente la distribución y consumo de cannabis; en 1948 Aslinger fue nombrado Representante de Estados Unidos ante la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas, expandiendo así sus políticas antidrogas hacía el resto del mundo con la Convención Única de Drogas y Narcóticos de 1961 (que entre otras cosas indica que mascar hoja de coca es igual de dañino que aspirar cocaína o inyectarse heroína).

ultimas noticias

Despenalizar, legalizar o regular

Visto esto ¿Qué finalidad podría tener hoy una política de criminalización contra la marihuana? ¿Podría ser una opción viable la regulación?

La finalidad de que la población pueda tener acceso a un consumo de manera segura sin que haya que recurrir a la venta ilegal, es en sí misma una forma de segmentar el mercado y combatir el narcotráfico.

Aunque muchas veces se escuchen como sinónimos, existen diferencias entre despenalizar, legalizar y regular.

Uruguay se convirtió en 2013 en el primer Estado del mundo en regular el consumo de cannabis para uso recreativo, para lo cual hay que cumplir una serie de requisitos: hay que registrarse en una base de datos estatal (la cual resguarda los datos) y se puede tener hasta 6 plantas por vivienda para cosechar un máximo de medio kilo al año; también se puede acceder mediante los llamados Clubes de Membresía que permiten el consumo de hasta 40 gramos por persona al mes, los cuales se pueden conseguir en farmacias.

Por su parte los Países Bajos fue el primer país en objetar la Convención anti Drogas y Narcóticos de la ONU en 1976 cuando se legalizó la venta y consumo de marihuana para uso recreativo para mayores de 18 años en los Coffeeshops. Cualquiera que haya viajado a Amsterdam seguramente vio alguno de estos lugares: se trata de comercios donde se vende y se fuma cannabis como si fuera una cervecería. Sin embargo, en este país es ilegal tener una planta, lo cual implica una contradicción: no se puede plantar, pero si se puede vender. También es legal su venta para uso medicinal.

Canadá es uno de los países más recientes en adoptar la regulación para consumo recreativo. En 2018 el primer Ministro Justin Trudeau impulsó una ley de regulación y autocultivo: dependiendo del Estado, los mayores de 18 o 19 años pueden tener hasta cuatro plantas por domicilio y se pueden adquirir hasta 30 gramos por día en lugares llamados “Dispensarios”.

En Estados Unidos se da una situación particular ya que, si bien la guerra contra las drogas es una política de Estado, en 15 territorios está regulado igual que el alcohol y en más de la mitad está despenalizado para uso medicinal. En algunos como en Washington y Colorado se logró mediante referendums populares y recientemente en Oregon se despenalizó mediante una ley de Estupefacientes.

ultimas noticias

La ley argentina de Cannabis Medicinal

En noviembre de 2020 el senado aprobó la Ley N° 27.350 que regula la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor de la planta de Cannabis, consolidando así avances que se dieron en el debate público de los últimos años. Dicha legislación reconoce a la planta como medicina y promueve la investigación científica de dichos efectos por parte del INTA y el CONICET; además, de sentar las bases para la producción, distribución y comercialización nacional de la planta.   

Según el Sedronar: el cannabis es la 3er droga más consumida de argentina (los consumidores van de 12 a 65 años) y la más consumida del mundo.

Recientemente se legalizó su consumo con fines medicinales, un reclamo que vienen llevando adelante distintos sectores y organizaciones desde hace varios años. Asociaciones como Mamá Cultiva reclamaron y demostraron repetidas veces los beneficios que tiene el cannabis, por ejemplo, para los niños y niñas con epilepsia.

Según los griegos la “Droga” remite a una sustancia que, a una dosis justa puede ser un remedio o un veneno si se produce un exceso. Esto aplicaría a sustancias como el cannabis que, si bien no puede provocar la muerte, si tiene otros efectos colaterales o indeseados. 

Los estudios hechos hasta ahora indican que el cannabis puede producir desde ataques de pánico y nerviosismo hasta aumento del ritmo cardiaco. También puede producir sequedad de boca, reducción de la capacidad de concentración y cansancio; todos efectos que varían en función de quien la consume (por ejemplo, la genética de la persona o si ésta tiene algún problema de salud previo puede influir en sus efectos).

Más allá de sus efectos adversos o benéficos para la salud física o mental, la información siempre será la mejor herramienta para un consumo consciente y responsable de sustancias como el alcohol o la marihuana.  

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS