martes 26 de enero de 2021 - Edición Nº1580
Cronos Noticias » Nación » 26 oct 2020 18:21

En una carta

A 10 años de la muerte de Néstor Kirchner, mirá las “tres certezas” de las que habló Cristina

La vicepresidenta de la Nación publicó una carta llamada “27 de octubre. A diez años sin él y a uno del triunfo electoral: sentimientos y certezas”, rememorando a Néstor Kirchner a diez años de su muerte, y habló de las “críticas” a su Gobierno, la figura de Alberto, el gobierno de Macri y más.


La vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández, hizo una publicación en su página web, donde recordó a Néstor Kirchner, cuando mañana se cumplen 10 años de su muerte. Alberto, Macri, críticas a su gestión y economía argentina.

“Como todos y todas saben, no concurro  a actividades públicas u homenajes que tengan que ver con aquel 27 de octubre. Tal vez sea un mecanismo inconsciente de no aceptación ante lo irreversible. No sé… Ya saben que la psicología no es mi fuerte. Pero además resulta que mañana también se cumple un año del triunfo electoral del Frente de Todos. ¿Qué increíble, no? Que la elección presidencial en la que volvimos a ganar haya coincidido justo con el 27 de octubre. Licencias que se toma la historia.”, empieza la publicación de Cristina Fernández desde su página web.

Tras un repaso por algunos datos de la presidencia de Néstor Kirchner, la crisis económica de ese entonces y la incertidumbre al respecto, Cristina reflexiona sobre la crisis actual por la pandemia y asegura: “No hay soluciones. Es permanente ensayo y error. O mejor dicho: brote, contagio y volver otra vez para atrás. Aquí y en todas partes. Así y todo el tiempo”.

“Sin embargo, aún en este marco de incertidumbre por la pandemia global y a casi un año de gobierno, sí podemos llegar a algunas certezas, al menos en el campo de la política”, remarcó, y habló de “tres certezas”.

Primera certeza

Luego de una descripción sobre los “problemas centrales durante mis dos mandatos” que marcaron desde diferentes sectores, Cristina sostiene y demarca una “certeza” muy clara: “Castigan al Presidente como si tuviera las mismas formas que tanto me criticaron durante años”.

“Durante mucho tiempo se sostuvo que uno de los problemas centrales durante mis dos mandatos como presidenta eran las formas: “no escucha”, “es confrontativa”, “no dialoga”, “no habla con los periodistas, “no responde preguntas”. Aún recuerdo un programa de televisión que armó un “coro de periodistas” que gritaban “queremos preguntar”. Por supuesto, nunca creí que ese fuera el problema. Como dice Máximo y conté en Sinceramente: ´¿Y vos que creías? ¿Qué lo de las AFJP, las retenciones, YPF, paritarias libres y juicios de lesa humanidad eran gratis?´”, expresa en su publicación. 

Y aclara que “no pocos dirigentes en el peronismo pensaban que efectivamente el problema eran las formas y no el fondo. Es más, muchos también le agregaban las cadenas nacionales y las características de mi retórica (por decirlo de un modo elegante)”. Y reconoce: “La verdad es que ese fue también uno de los motivos que culminó en mi decisión del 18 de mayo de 2019”.

Consiguientemente, la vicepresidenta y ex presidenta de la Nación hace una mención particular a Alberto Fernández, quien fue Jefe de Gabinete durante la gestión de Néstor Kirchner y los primeros meses de su primer mandato.

“Luego la historia es conocida por todos y todas: se fue del gobierno y se convirtió en un duro crítico de mi gestión. Justo es decirlo, no fue el único. Sin embargo, la experiencia macrista en el gobierno y la relación de fuerzas que surgió en el peronismo luego de las elecciones parlamentarias del 2017, nos impuso la responsabilidad histórica, a quienes expresábamos la voluntad popular, de generar las condiciones para que el 10 de diciembre de 2019 alumbrara un nuevo Gobierno”, sostiene Cristina en su carta.

Y menciona ciertas “características personales” de Alberto como el “diálogo”, “la búsqueda de consensos”, “su contacto permanente con los medios de comunicación cualquiera fuera la orientación de los mismos y finalmente su articulación con todos y cada uno de los sectores del peronismo”.

Tras ello, y luego de un repaso por la gestión de Mauricio Macri, gestión que especifica como de “cuatro años en los que se volvió a endeudar al país a límites insostenibles”, Cristina hizo mención a la pandemia, “una pandemia incontrolable que no tendrá cauce -como lo comprobamos a diario en todo el planeta- hasta el surgimiento de una vacuna o de un tratamiento”. 

“En este marco de derrumbe macrista más pandemia, quienes idearon, impulsaron y apoyaron aquellas políticas, hoy maltratan a un Presidente que, más allá de funcionarios o funcionarias que no funcionan y más allá de aciertos o desaciertos, no tiene ninguno de los “defectos” que me atribuían y que según no pocos, eran los problemas centrales de mi gestión”, especifica la vicepresidenta.

Y concluye, en una de sus primeras “certezas”: “Castigan al Presidente como si tuviera las mismas formas que tanto me criticaron durante años. A esta altura ya resulta inocultable que, en realidad, el problema nunca fueron las formas. En realidad, lo que no aceptan es que el peronismo volvió al gobierno y que la apuesta política y mediática de un gobierno de empresarios con Mauricio Macri a la cabeza, fracasó”.

Cristina, noticias, cronos noticias

Segunda certeza

En su “segunda certeza”, Cristina retoma las formas que se le critican a Alberto y subraya: “Como se han quedado sin la excusa de las formas, tuvieron que pasar a un segundo guión: “Alberto no gobierna”, “la que decide todo es Cristina”, “rencorosa” y “vengativa”,  que sólo quiere solucionar sus ´problemas judiciales´”.

“Debo reconocer que son poco creativos”, especifica Cristina, agrega: “El relato del “Presidente títere” lo utilizaron con Néstor respecto de Duhalde, conmigo respecto de Néstor y, ahora, con Alberto respecto de mí”.

Y aclara: “Si algo tengo claro es que el sistema de decisión en el Poder Ejecutivo hace imposible que no sea el Presidente el que tome las decisiones de gobierno. Es el que saca, pone o mantiene funcionarios. Es el que fija las políticas públicas. Podrá gustarte o no quien esté en la Casa Rosada. Puede ser Menem, De La Rúa, Duhalde o Kirchner. Pero no es fácticamente posible que prime la opinión de cualquier otra persona que no sea la del Presidente a la hora de las decisiones”.

Y finaliza al respecto: “En cuanto a lo de “rencorosa” y “vengativa”. A nosotros nunca nos movió el rencor ni la venganza”.

Luego hace una mención a los dichos sobre sus “problemas judiciales” y pasa a definir su “segunda certeza”: “En la Argentina el que decide es el Presidente. Puede gustarte o no lo que decida, pero el que decide es él. Que nadie te quiera convencer de lo contrario. Si alguien intentara hacerlo, preguntale que intereses lo o la mueven.

Tercera certeza

Por último, es su “Tercera certeza”, la vicepresidenta habla sobre la situación económica durante la finalización de su gestión, el problema de la corrida cambiaria, la inflación y el “ataque sistemático que hasta incluyó movilizaciones convocadas por la oposición política y fogoneadas por aquellos mismos medios”.

Tras un repaso por la gestión de Mauricio Macri, y la finalización de “su gobierno con una deuda impagable, con el FMI instalado otra vez en nuestro país, con una desocupación rondando los dos dígitos, con salarios y jubilaciones por el piso, con tarifas dolarizadas e impagables y con una inflación muy superior al 50%”, Cristina, menciona que “luego del derrumbe macrista, y en plena pandemia”, Argentina tiene problemas económicos y una “extorsión devaluatoria”.

Por último, sostiene que el problema de Argentina es que tiene una “economía bimonetaria” (peso y dólar) y sostiene: “¿Alguien puede pensar seriamente que la economía de un país pueda funcionar con normalidad de esa manera?”

“El problema de la economía bimonetaria no es ideológico. No es de izquierda ni de derecha. Ni siquiera del centro. Y no hay prueba más objetiva de esto que la alternancia de modelos políticos y económicos opuestos que se operó el 10 de diciembre de 2015. Todos los gobiernos nos hemos topado con él. Unos intentamos gestionarlo con responsabilidad, desendeudando al país en un marco de inclusión social y desarrollo industrial. Otros de orientación inversa -como el de Mauricio Macri- siempre han “chocado la calesita” con endeudamiento y fuga. Pero lo cierto es que ese funcionamiento bimonetario es un problema estructural de la economía argentina”, lanza. 

Luego de una explicación pormenorizada, al fiel estilo de Cristina, sobre los “motivos” de los problemas económicos en Argentina, concluye con su tercera certeza: “La Argentina es ese extraño lugar en donde mueren todas las teorías. Por eso, el problema de la economía bimonetaria que es, sin dudas, el más grave que tiene nuestro país, es de imposible solución sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina. Nos guste o no nos guste, esa es la realidad y con ella se puede hacer cualquier cosa menos ignorarla”.

Por último, agradece a “todos cada uno de los argentinos y las argentinas, las muestras de reconocimiento, cariño y amor hacia quien fuera mi compañero de vida” por la conmemoración del 27 de octubre.

“Y especialmente a Alberto, tanto por la decisión de repatriar la figura de bronce de Néstor que alguna vez emplazamos en la sede de la UNASUR en Quito, allí en la exacta mitad del mundo, como la de su nuevo emplazamiento en el hall del Centro Cultural Kirchner. Sinceramente, es una caricia al alma”, concluye. 

ACÁ EL TEXTO COMPLETO

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS