sábado 28 de noviembre de 2020 - Edición Nº1521
Cronos Noticias » En Foco » 11 oct 2020 10:00

El escenario bonaerense

El calor en la política bonaerense sigue sin tregua

Con una profunda división que recorre la población y como en una oscura trama de infidelidades, un ida y vuelta de tensión política que no tiene horizonte de final parece desplazarse sobre el territorio bonaerense.


Por: Ricardo Salas

Al ritmo que permite la crisis sanitaria por la pandemia, se sumó el tiroteo mediático entre el ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni y un puñado de alcaldes del Pro por la posible utilización de las pistolas paralizantes Taser como nuevo ingrediente a la ensalada de polémicas públicas, en medio de la estructural crisis de inseguridad ciudadana.

Si bien la intención de equipar a la fuerza policial es compartida por la Gobernación, la movida fastidió al ministro Berni que tuvo que salir a aclarar que quien conduce la Policía Bonaerense y despliega el Plan Integral de Seguridad es él y no los “voluntariosos” jefes comunales.

Estamos en tiempos tempestuosos, como lo demostró el reciente conflicto policial por mejoras salariales.

Indudablemente se trata de una avanzada opositora que, en términos políticos y electorales futuros, apunta a marcarle la cancha al gobernador Axel Kicillof, como viene ocurriendo desde hace un par de semanas, cuando varios alcaldes que responden al macrismo de Juntos por el Cambio comenzaron a transformarse en los abanderados de la vuelta a las clases presenciales en la Provincia.

En ese contexto, legisladores bonaerenses de Juntos por el Cambio presionan por el retorno a las aulas (a tono con la discusión que instaló el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta), la emergencia educativa y cuestionan la falta de definiciones estratégicas por parte de la poco mediática Directora General de Cultura y Educación, Agustina Vila.

Desde el Frente de Todos advierten por su parte que la reapertura de escuelas podría “agravar la situación” que viven muchos distritos en relación a la propagación del Covid-19 que sigue reportando cifras récord en la cantidad de casos diarios de contagios y muertes en la PBA.    

Se advierte que faltando dos meses para que terminen las clases del Ciclo Lectivo 2020, tendría más costo que beneficio exponer a la comunidad educativa a un virus altamente contagioso.

En el ámbito gubernamental de la Provincia sostienen que la idea es que “antes de que termine octubre” pueda concretarse el regreso “escalonado y progresivo” a las clases presenciales en escuelas de aquellos municipios que se encuentran en la Fase 4 o 5 del aislamiento social.

“Hay que apelar a la responsabilidad y dejar de hablar de educación solo para ganar un voto. El tema educativo es algo estructural y esencial en la Provincia. La oposición tiene que dejar de jugar para la tribuna y tratar de ayudar a que los chicos vuelvan a las aulas en momento justo, no cuando el contexto no acompaña”, señaló el diputado renovador massista, Pablo Garate.

Precisamente, según comentan en las diagonales, resulta evidente que distintos “líderes” del esquema opositor intentan “demonizar” a los que están en la primera trinchera de la lucha contra la pandemia y que en términos mediáticos y de “gestión coyuntural”, varios alcaldes cambiemistas están más activos ahora que cuando gobernaba Mauricio Macri hace unos 10 meses atrás. 

“Si tenían ideas tan brillantes no sé por qué no se las acercaron a (Mauricio) Macri y (María Eugenia) Vidal”, arrojan con ironía desde el peronismo K. 

Ponen como ejemplo las “provocaciones políticas” de la titular del Pro y exministra, Patricia Bullrich, convocando a una nueva marcha callejera contra el gobierno de Alberto Fernández, prevista para el próximo lunes 12 de octubre, justo cinco días antes de conmemorarse un nuevo "Día de la Lealtad", una fecha en la que el peronismo resolvió movilizar a los suyos de manera virtual para recordar los 75 años de su fundación.

Desde la avanzada opositora indican que los bonaerenses no necesitan que les sigan hablando con “miedo” con una “cuarentena eterna” que dejó de funcionar de hecho, porque no hay salario de bolsillo que aguante frente a este clima de pesimismo económico.

También aseguran que, claramente la Gobernación de calle 6 está “partidizando la pandemia”, en aquellos municipios que están gobernados por intendentes de Cambiemos. “Lo que le falta al Ejecutivo es un plan y racionalidad”, señalan. 

Kicillof, en tanto, permaneció toda la semana aislado preventivamente en la residencia oficial de calle 5 ante el caso positivo de coronavirus de un colaborador cercano. Igual pudo trabajar de manera virtual, y pivoteó de modo insistente, la agenda de su equipo técnico ministerial como “desde el día uno” según destacan sus allegados. 

Uno de las dificultades que siguió de cerca fue la participación de los ministros Pablo López (Hacienda y Finanzas) y de Mara Ruiz Malec (Trabajo) en la siempre dificultosa negociación paritaria salarial con estatales, docentes y judiciales bonaerenses. 

La Provincia “vendió” con satisfacción un “contundente acuerdo” con los sindicalistas estatales que aceptaron el ofrecimiento de aumento salarial “escalonado” efectuado para los trabajadores de la administración pública bonaerense. 

Con el sector gremial de los judiciales la oferta de suba salarial arrojó resultado negativo. Se consideró "insuficiente" ya que quedaría por debajo de la inflación.

Cuestiones puntuales que siguen pendientes frente a un momento económico y fiscal para la Provincia complejo y que claramente se vio agravado por la pandemia.

Por Ricardo Salas

Fuente: lanueva.com

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS