domingo 27 de septiembre de 2020 - Edición Nº1459
Cronos Noticias » En Foco » 30 ago 2020 09:28

El escenario bonaerense

Pese al invierno, el calor político ya comenzó su temporada

La apelación a la “herencia recibida” bien propia del manual de la política, continúa vigente. Fuego cruzado entre oficialismo y oposición, en un ida y vueltas que no tiene horizonte de final.


Por: Ricardo Salas

La gobernación también sugirió que las recientes administraciones del macrismo, tanto en Nación como en Provincia, fueron más dañinas que la pandemia, respaldando los dichos del presidente Alberto Fernández cuando afirmó que, “a la Argentina le fue mejor con el coronavirus que con el gobierno de (Mauricio) Macri”.

“Comparar a Macri o al neoliberalismo con el coronavirus es patético, propio de imberbes que actúan en política”, dijeron desde el bloque de diputados de Juntos por el Cambio saliendo fuerte al cruce sobre los recientes dichos del jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, cuando afirmó que “el neoliberalismo es peor que el coronavirus” en términos de salud pública. Un tiro por elevación para la exgobernadora María Eugenia Vidal.

Legisladores amarillos recordaron que el Frente de Todos fue elegido para gobernar “con o sin coronavirus, y no para hacer comparaciones” y apuntaron: “Parece que algunos funcionarios del peronismo y del kirchnerismo hubiesen bajado de una nave extraterrestre, que no tuvieron nada que ver con nada, y se olvidan que gobernaron el país y la Provincia por décadas. Sin embargo, hablan de tierra arrasada”.

En las horas previas al anuncio de extensión del aislamiento, en la gobernación se hablaba de un “boicot opositor” a todo lo que proponga el Gobierno nacional.

En plena carrera contrarreloj, los intendentes macristas -con el alcalde platense Julio Garro a la cabeza, entre otros- decidieron meterle presión al gobernador Axel Kicillof con una mayor flexibilización de actividades, pidiendo por la vuelta de la construcción privada, bares y restaurantes pese al incremento diario de casos de muertes y contagios, básicamente en el AMBA.

La cuestión en la Provincia es que, a diferencia de la Nación, los números en la Legislatura están muy justos, y el gobernador necesita sí o sí de los votos de la oposición para cada ley que quiera sacar. Por eso, el clima de conflictividad no parece ser el mejor negocio para Calle 6.

El foco de la tensión parece haberse instalado en el Senado bonaerense, escenario de las últimas escaramuzas entre oficialismo y oposición. Como se sabe, JxC es mayoría en esa cámara, con 26 senadores sobre 46. Ese correlato de fuerzas se plasma, además del recinto a la hora de votar, en cada una de las comisiones legislativas.

Respetando un viejo dogma político, donde la fuerza que es gobierno preside las comisiones más importantes, y las que tienen que ver con temas relacionados a la gestión diaria, llamadas en la jerga legislativa “ministeriales”, el Frente de Todos en este caso, preside las comisiones de Asuntos Constitucionales y Acuerdos, Presupuesto e Impuestos, y Legislación General. Pero, en todos los casos, las vices y la mayoría, corresponden a JxC.

Ese equilibrio obliga a una negociación constante, y a un diálogo que muchas veces se logra puertas adentro, pero otras se ve “dinamitado” con declaraciones públicas que vuelven todo a cero.

Para los seguidores de las intrincadas riñas subterráneas de la política casi siempre aparece en el universo parlamentario alguna gragea de alta explosividad. Un experimentado referente opositor de Juntos por el Cambio sopló que Vidal ya tendría decidido buscar cambiar de “autoservicio electoral”.

Dicen que tiene intenciones de pelear en las urnas por un cargo electivo en el ámbito porteño. Esa suerte de mudanza electoral podría forjar que el vicejefe de gobierno porteño Diego Santilli pueda ser el encargado de atender la suerte electoral en la Provincia.

La estrategia de mover a Vidal de escenario tendría dos objetivos iniciales. Por un lado, ganarle de mano a Martín Lousteau (quien está jugando en la interna radical y cada vez que puede deja claras sus diferencias con la actual conducción de la coalición opositora) y, en segundo lugar, la intención “inconfesable” de taponar cualquier aspiración política de Macri. 

En el caso de Santilli hace un semestre atrás –antes de la pandemia- bajó a la Provincia como parte de una serie de encuentros con intendentes bonaerenses de JxC como “armador” de la candidatura presidencial del alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta, pero ahora en las diagonales no se descarta una candidatura propia para la Gobernación (tiene residencia en la zona norte del Gran Buenos Aires). 

Cada vez queda más expuesto que la división principal hacia adentro del espacio opositor se debate entre la posición dialoguista que Vidal busca aglutinar de la mano de la dupla Larreta– Santilli (y no pocos intendentes de la UCR), frente a la tropa más combativa del “macrismo residual”, edificada alrededor de la jefa del Pro, Patricia Bullrich, quienes han decidido plantarse en la otra orilla de la grieta contra el kirchnerismo duro.

Frente a un paisaje caracterizado por la contaminación sonora, parece asomar otra avanzada opositora. "La inseguridad es una piedra dentro del zapato del gobierno", y mucho más, frente a una crisis sanitaria, social y económica.

Por eso, la intención gubernamental es mostrar "inversión y estrategia" frente a la crisis estructural de seguridad ciudadana y evitar que la oposición de JxC se quede con la bandera contra la inseguridad.

Kicillof espera embolsar unos 10 mil millones de pesos para equipar a la Policía Bonaerense con la compra de patrulleros, inicialmente para reforzar la seguridad en el Gran Buenos Aires, pero que después podría extender a otras ciudades del interior de la Provincia.

Por Ricardo Salas

Fuente: lanueva.com

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS