domingo 27 de septiembre de 2020 - Edición Nº1459
Cronos Noticias » En Foco » 2 ago 2020 10:22

El escenario bonaerense

La emergencia sanitaria sigue marcando la agenda política

La situación es similar al anterior vencimiento de la cuarentena en AMBA: una gobernación bonaerense más prudente e inclinada hacia endurecer el aislamiento social y un gobierno porteño de Buenos Aires, con un diagnóstico opuesto, más “aperturista”.


Por: Ricardo Salas

Claramente en la Provincia la proyección resulta menos alentadora: a la cifra de contagios y fallecidos diarios en conglomerados como el Gran Buenos Aires se agrega como preocupación extra: un sistema sanitario que, pese a los esfuerzos realizados para fortalecerlo, amenaza con ser desbordado desde una “proyección a 15 días” si el virus no retrocede.

En la administración bonaerense descartaban, en principio, pisar el acelerador hacia una flexibilización mayor: “A lo sumo, seguiremos como ahora”, insinuaban cerca del despacho de Axel Kicillof

El gobernador escuchó del comité de expertos que lo asesora una serie de coincidencias sobre la necesidad de brindar información clara y apelar a la conciencia colectiva, además de hacer hincapié en el incumplimiento de las normas de prevención y distanciamiento social

"No tratemos de forzar los límites, no estamos en un momento donde la pandemia se está apagando o la tenemos controlada", dijo Carlos Bianco, el jefe de gabinete ministerial, como mensaje general a los intendentes pero particularmente aludiendo a la situación en la capital bonaerense, donde días atrás el alcalde Julio Garro habilitó las "salidas saludables" para menores de edad en espacios verdes.

La opción de retroceder hacía una cuarentena estricta es una herramienta considerada “casi agotada”, a raíz del cansancio ciudadano por el prolongado confinamiento y la necesidad de sumar pesos ante una coyuntura frágil de bolsillo.

En todo caso, la crisis económica y social provocada durante la gestión presidencial de Mauricio Macri, se profundizó con la pandemia actual. La exgestión de Cambiemos parece haber significado una pandemia en cámara lenta, aunque sin virus, reflejan en las diagonales.

En ese contexto, Kicillof participó de la inauguración de un hospital en Rafael Castillo, en La Matanza, cuya construcción fue abandonada por la gestión anterior de María Eugenia Vidal cuando estaba terminada en un 80%.

El paquete de anuncios conjunto entre el gobernador y el ministro nacional de Obras Públicas, Gabriel Katopodis (acordaron la finalización de las obras “paralizadas” en las rutas provinciales Nº 11 y Nº 56 y la ejecución de 84 proyectos de agua y saneamiento que beneficiarán a 46 localidades bonaerenses, por un monto de $ 4.258 millones) tiene algún tufillo preelectoral para las legislativas de 2021, donde el Frente de Todos necesita reforzar su presencia numérica en los recintos de diputados y senadores.  

Los proyectos anunciados son en muchos casos, ampliaciones, mejoras o refacciones en el servicio de ABSA para distritos del interior, como por ejemplo en la Sexta. Se proyectan obras en los municipios de Monte Hermoso y las localidades de Ascasubi, Pedro Luro y Médanos, entre otros distritos de la región.

Se sabe, el mandamás de la PBA tiene la convicción que de toda crisis se sale con la obra pública, porque los trabajos de infraestructura tienen un “efecto económico” para reactivar el Estado en la era pospandemia.  

La meta oficial es finalizar las obras comunicadas con una inversión cercana a los $ 10 mil millones en septiembre de 2021.  

En la PBA, el Senado es el escenario ideal que la oposición de Juntos por el Cambio puede utilizar para pararse de manos frente a Kicillof desde la Legislatura. Con una mayoría clara en la Cámara Alta, los  opositores podrían paralizar el funcionamiento parlamentario si lo quisiese, lo que obliga al gobernador a negociar todas sus decisiones por su propia gobernabilidad.

Azarosamente hay muchos radicales enojados con el trato recibido por sus pares del Pro en su momento de máximo esplendor político.

Sobre ese difícil escenario, el oficialismo decidió apurar un abanico de negociaciones con senadores y diputados de JxC para sacarse de encima la autorización de endeudamiento que pidió Kicillof con el objetivo de cancelar deudas con proveedores y afrontar la pandemia de coronavirus. 

La intención gubernamental es terminar de ponerle el moño a la solicitud por u$s 500 millones y $ 28 millones. Pero sobre la mesa se abrieron varios frentes de negociación que van desde los fondos que irán a la caja de los 135 intendentes y la devolución del auxilio económico que giró la Provincia a los municipios, hasta el demorado reparto de los cargos de poder en organismos estatales que pide resolver Juntos por el Cambio para su “granja opositora”.

Si finalmente sale como por un tubo, el pedido de Kicillof sería una de las contadas veces que un endeudamiento salga sin la aprobación todavía del Presupuesto bonaerense.

Como no podía ser de otra manera y utilizando el manual de estilo de Carrió, distintas espadas legislativas del arco opositor no dejaron pasar los dichos del intendente de José C. Paz, Mario Ishii, y pidieron que declare en la Justicia ó directamente sea suspendido en su cargo.

El cacique peronista fue filmado mientras le reprochaba a trabajadores de la salud tenerlos que “cubrir cuando venden falopa en las ambulancias” del municipio. De algún modo “sorprendió” la manera pública que eligió la Provincia para salir en defensa de Ishii. Pero no fue casual. El secretario general de la Gobernación, Federico Thea y la joven directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila, fueron funcionarios académicos de Ishii en la Universidad de José C. Paz hasta que asumieron en la PBA.

El resto del gabinete técnico del axelismo se lo distribuyen ministros camporistas que responden a Máximo Kirchner y otros que tienen como única terminal política a la vice Cristina Fernández, como pueden ser los casos de los ministros Sergio Berni (Seguridad), Teresa García (Gobierno) y Julio Alak (Justicia).

Justamente, la ministra García le aconsejó a quienes promueven el rumor de su “salida” como interlocutora con los intendentes que “no se hagan los rulos”, parafraseando a CFK cuando coqueteaba con su postulación para un nuevo período presidencial.

Por Ricardo Salas

Fuente: lanueva.com

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS