martes 04 de agosto de 2020 - Edición Nº1405
Cronos Noticias » En Foco » 20 abr 2020 17:57

Bitácoras bonaerenses

Kicillof, la cuarentena focalizada y la espera de los picos de contagio

Comienza una nueva etapa dentro del aislamiento social, preventivo y obligatorio. ¿Cuál es el esquema con el que se manejará la Provincia para habilitar o no a los municipios para las nuevas excepciones? ¿Vuelve a sesionar la Legislatura?


Por: Juan Alfaro (ALFA)

La curva de infectados crece de modo “lineal y no exponencial”, afirmaron varios infectólogos, según publicó la agencia Télam. El dato no termina ahí: según los expertos, de no mediar las medidas preventivas (cuarentena), las proyecciones indicaban que hoy tendríamos entre 40.000 y 80.000 infectados, y entre 2.000 y 4.000 fallecidos. Al cierre de esta columna se cumple un mes del aislamiento preventivo y obligatorio, y los resultados son positivos: 2.941 contagios y 136 personas fallecidas. Sin embargo, también es cierto que este proceso aún no llegó a su situación más compleja, el frío todavía no se hizo presente y los picos por Coronavirus COVID-19 siguen siendo inciertos. Un mes de cuarentena, el mes más largo de todas nuestras vidas. De ciencia ficción.

Esta semana comienza una nueva etapa del aislamiento que decretó Alberto Fernández, allá por el 19 de marzo. Saldo positivo en la curva de contagios, saldos desfavorables en las cuestiones económicas, esa es la realidad. La parálisis económica y el golpe que la cuarentena le está dando al bolsillo de muchas familias bonaerenses y en el país, hizo que el presidente, en concordancia con los gobernadores, decidiera flexibilizar el aislamiento en una etapa llamada “cuarentena administrada”. Preso de la realidad del Conurbano y consciente de gobernar el territorio más poblado del país, y con más aglomeraciones, Axel Kicillof, le puso paños fríos de entrada a la segunda etapa anunciada por el mandatario y hasta le puso su propio nombre distintivo: “cuarentena focalizada”. Es que la realidad de la provincia de Buenos Aires –extensa, diversa, cambiante– obliga al gobernador a pensar con distintos chips lo que puede aplicar y lo que no y, sobre todo, en qué lugares. No es lo mismo el Conurbano, los grandes distritos como La Plata, Mar del Plata o Bahía Blanca, que las pequeñas ciudades y pueblos del interior. El tablero es complejo y un mal movimiento de fichas complicaría la jugada. La disyuntiva.

En principio, en análisis previos, desde la Gobernación bonaerense dijeron que eran 58 municipios donde se podría iniciar la cuarentena focalizada. Sin embargo, después de días de estudios y análisis, según pudo saber esta columna por altas fuentes de Calle 6, los municipios “aptos” para iniciar la cuarentena focalizada son alrededor de 100. “Es difícil establecer el número porque el gobierno provincial va a hablar con cada municipio para que puedan someterse a decisión individual qué actividades podrían ser y cuáles no”, destacaron. En ese sentido, desde la administración provincial recuerdan que para que la cuarentena focalizada rija en su municipio primero “tienen que solicitarlo”, y el intendente debe “enviar el protocolo al jefe de Gabinete (Carlos Bianco) y además comprometerse a controlarlo”. Si alguna de las nuevas actividades exceptuadas que se pide no rompe con el aislamiento, será suficiente para ese municipio no entré en la órbita de las cuarentenas focalizadas. Todos estos detalles hacen que, por ahora, no exista un número exacto de municipios aptos para esta nueva etapa. “Depende de las respuestas que vayamos recibiendo de cada intendente”, destacan desde la Casa de Gobierno, en La Plata. “El objetivo de este procedimiento es determinar que en cada distrito se atienda la situación epidemiológica local y las características propias del partido, con el fin de minimizar el riesgo de propagación del virus”, agregaron. Los análisis sobre el territorio.

El escenario parece claro a grandes rasgos, los intendentes pertenecientes al AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires), que son todos los distritos del Conurbano, más La Plata, a las que se pueden agregar Mar del Plata y Bahía Blanca, no quieren saber nada con flexibilizar las restricciones. Prefieren bancar la parada con la economía y evitar la propagación de contagios. No hay mucha ciencia, cada uno de estos distritos tiene aglomeraciones de personas, además de los mayores porcentajes de contagio. En el interior la cuestión es más diversa, hay municipios que ya adelantaron que pedirán ser parte de la cuarentena focalizada y hasta quieren una paulatina reactivación de la economía local. Pero esto también requiere de un cuidado del ingreso y egreso de esos municipios, dado que hay ejemplos donde en pequeños pueblos la noticia de un contagiado local revoluciona al pago chico, con signos de intolerancia y hasta escraches a familiares. De todas formas, los criterios tienen que ser generales para aunar criterios. La nueva fase.

Sobre este andar, la Legislatura bonaerense se prepara para sesionar tras estar paralizada desde fines de enero, mucho antes de la pandemia y la cuarentena. Tanto en Senado como en Diputados se configuran las opciones para realizar sesiones virtuales. La presión ejercida por los bloques de Juntos por el Cambio y la reaparición de María Eugenia Vidal, sumándose a ese pedido, hicieron que el oficialismo active esos mecanismos. No se pueden dejar pasar por alto varios datos sobre este terreno. Durante todo el 2019, fue Vidal quien mandó a paralizar la Legislatura bonaerense, para evitar que se transforme en una “tribuna política” en un año electoral. En ese entonces, desde la oposición los sectores del peronismo reclamaban sesionar. Paradojas de la política, ahora son los legisladores de JxC quienes reclaman sesionar y muchos del Frente de Todos se quejan por este pedido. En lo concreto, más allá de los cuidados y la cuarentena obligatoria, son las instituciones del Estado las que tienen que funcionar más que nunca para generar distintas políticas en torno a esta pandemia llamada coronavirus, y proteger a los más de 17 millones de bonaerenses que habitan la Provincia. Más allá de los resultados positivos sobre la curva y los contagios, este partido aún no ha terminado siquiera el primer tiempo. Depende de la responsabilidad de cada bonaerense a la hora de cumplir el aislamiento, la distancia social y los cuidados recomendados y, sobre todo, de que los gobernantes gobiernen, y que los legisladores legislen.

Fuente: ANDigital

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS