jueves 02 de julio de 2020 - Edición Nº1372
Cronos Noticias » Provincia » 14 abr 2020 17:49

Otro problema

Coronavirus y deuda provincial: empresas de colectivos amenazan con cortar servicio

Las cámaras del sector sostuvieron que por el COVID-19 hubo una brusca disminución de venta de pasajes que se suma a la deuda bonaerense. El Gobierno provincial aseguró que es imposible hacerse cargo de los 60 mil millones de pesos en subsidios.


El impacto de la cuarentena en las empresas de colectivos de la provincia de Buenos Aires se sumó a la deuda que tiene la Provincia y que todavía no pudo resolver.

Según Infocielo, José Troilo, el presidente de una de las cámaras empresariales, alertó ante la situación, y dijo: “La gran mayoría de las líneas no pudieron completar el pago de salarios ni comprar combustibles”.

La advertencia anticipa la suspensión en forma “inmediata” del servicio de colectivos en el área metropolitana (AMBA), “ante las graves dificultades económicas”.

Al respecto, las empresas de colectivos de la Provincia y comunales aseguran que tuvieron una  “brusca disminución de la recaudación por venta de pasajes”, un 30 por ciento de los ingresos de las líneas, y un registro de la caída del 92 por ciento en promedio a partir del comienzo del aislamiento social preventivo y obligatorio; a lo que hay que sumar los atrasos en el pago de “compensaciones”.

Sin embargo, los conflictos no son nuevos y no tienen que ver sólo con el impacto de la pandemia. En marzo, el ministro de Infraestructura de la Provincia, Agustín Simone, había asegurado que debido a la deuda bonaerense, lo ideal sería que los subsidios de transporte y energía vuelvan a la órbita nacional.

Las amenazas de las empresas de colectivos no son novedad, ya que en ese entonces  empresarios de las operadoras de transporte habían asegurado que las demoras por parte del Estado provincial en el pago de compensaciones tarifarias junto con Nación hacían que resulte "imposible cumplir con la totalidad de los servicios”.

La deuda total que tiene la Provincia con las empresas de transporte es de $1300 millones y afecta a 120 líneas provinciales y comunales.

La situación se generó tras el traspaso de los subsidios que pagaba la Nación a la Provincia, durante el gobierno de Mauricio Macri y de María Eugenia Vidal, a pedido del Fondo Monetario Internacional. Fueron, en principio, unos 27 mil millones de pesos que hoy equivalen a cerca de 60 mil.

Ante la pandemia, la discusión que pretendieron llevar a cabo Alberto Fernández y Axel Kicillof respecto a volver a pasar los transportes a la órbita nacional quedó trunca.

El problema se refuerza ahora para los empresarios, quienes necesitan los ingresos para poder seguir prestando el servicio y pagar salarios en un contexto difícil.

La cámara empresaria ACTA firmó entonces un comunicado en el cual reclama al gobierno provincial soluciones “urgentes”

Sin embargo, el reclamo al gobierno provincial es parte de un entendimiento con otras organizaciones pues también lo rubricaron la Asociación Argentina de Empresarios del Transporte Automotor (AAETA); la Cámara del Transporte de la Provincia de Buenos Aires (CTPBA); la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros (CEAP); y la Cámara Empresaria del Transporte Urbano de Buenos Aires (CETUBA).

“El sector se encuentra en la actualidad con un déficit de ingresos frente a los valores presupuestados de más de 5 mil 720 millones de pesos”, aseguraron empresarios. “Se está haciendo el máximo esfuerzo para brindar los servicios, pero la gran mayoría de las líneas no pudieron completar el pago de salarios ni comprar combustibles”, añadió Troilo.

La situación impacta sobre más de 250 empresas, “en su mayoría Pymes que atienden aproximadamente el 80 por ciento de los servicios de transporte público y emplean a más 50.000 personas en forma directa”. Según los empresarios de Transporte el aislamiento social obligatorio les está ocasionando, por baja de la recaudación, una pérdida neta 830 millones de pesos, “proyectándose para abril un resultado aún peor”.

De este modo, aseguraron que las líneas provinciales del 200 al 499, y las comunales del 500 en adelante “no tienen más posibilidades de continuar prestando servicios por falta de fondos para afrontar sus gastos y se paralizarán en forma virtualmente inmediata”. “De mantenerse la actual situación, deberán también ir reduciendo progresivamente los servicios hasta paralizarlos totalmente a corto plazo”, finalizaron.

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS