martes 07 de abril de 2020 - Edición Nº1286
Cronos Noticias » En Foco » 24 feb 2020 12:14

Bitácoras bonaerenses

Kicillof y la discusión salarial con los docentes: un frágil equilibrio

A una semana del inicio formal de las clases, la paritaria docente aún no tiene oferta sobre la mesa. Los gremios le otorgaron un tiempo de prudencia a la administración provincial. La FEB, de origen radical, con un papel más duro.


Por: Juan Alfaro (ALFA)

El frente paritario docente es uno de los más complejos para cualquier gobernador de la provincia de Buenos Aires. El foco nacional se posa sobre la resolución de esa negociación salarial y sus consecuencias. Para Daniel Scioli y, mucho más, para María Eugenia Vidal este tablero siempre fue un dolor de cabeza. La gestión anterior prefirió elegir a los docentes como “enemigos” dentro de una puja política marcada por el estigma de “la grieta”. Vidal apuntó, acusó y tuvo, en 2018, el triste record de la paritaria más larga sin resolución. Aún en las mentes de varios docentes, resuenan las palabras de “Mariú”, cuando en marzo de 2017, endilgó a los docentes: "Es hora que los dirigentes sindicales se sinceren y que digan si son kirchneristas". Los antecedentes.

Axel Kicillof y su mesa chica saben que la paritaria docente es un combo explosivo. Corren con la ventaja de una “pésima relación” que tuvo Vidal con los gremios. En general, tras el cambio de mando, los sindicatos de maestros ven con mejores ojos a Axel que a María Eugenia. Hay obviamente factores políticos e ideológicos que hacen su juego. Sería incorrecto dejar de lado la estrecha relación que Roberto Baradel, titular de Suteba, tiene con el Frente de Todos. Durante la campaña se mostró en varios actos de campaña de Kicillof y se conoce su afinidad con el kirchnerismo. Por el lado de otro gremio importante, Udocba, enrolado en la CGT, su titular, Miguel Díaz, reconoce abiertamente su ideología peronista. Por el lado de la FEB, el segundo gremio más importante del territorio bonaerense conducido por Mirta Petrocini, el aroma ideológico también entra en juego. Se sabe, que las docentes de la Federación de Educadores Bonaerenses mantienen su bases en el Interior de la provincia y en gran parte son votantes de Cambiemos, ligados tradicionalmente a la UCR. Todos estos factores, en este 2020, hacen su papel y pueden ser determinantes a la hora de resolver el conflicto. Los componentes.

El 10 de febrero, en el SUM de la Gobernación bonaerense, Axel Kicillof recibió en la primera paritaria a los docentes que componen el Frente de Unidad Docente (Suteba, FEB, Udocba, AMET y Sadop), más UDA para comenzar con la discusión salarial de este 2020. El encuentro fue la primera paritaria formal, antes, el 26 de diciembre, el Gobernador recibió en el Salón de Acuerdos de Gobernación a los docentes, para un encuentro para conocerse. Esa tarde-noche de febrero el clima fue ameno, de risas y hasta los gremios aplaudieron las palabras de Kicillof, quien se hizo presente al final del encuentro, para emitir algunas palabras. Al término, en general los gremios del Frente de Unidad dijeron que la reunión “tuvo un balance positivo”, aunque -dato no menor- no hubo ninguna propuesta salarial. En este comienzo calmo, los docentes hacen foco en “no perder ante la inflación” y sin otro mecanismo –por ahora- en carpeta, piden la utilización de la “cláusula gatillo”, para asegurar actualización automática de los sueldos. Desde Calle 6, en sintonía con la estrategia del gobierno nacional que conduce Alberto Fernández, descartaron en varias oportunidades poner sobre la mesa la “cláusula gatillo” bajo el argumento que “indexa la economía”. Contrariamente, deslizan un plan en tramos (posiblemente trimestrales), que permita “no perder contra la inflación”, pero que “entienda la coyuntura”. ¿A qué se refiera el gobierno de Kicillof con “entender la coyuntura”? Primero, al problema de deuda pública que tiene que hacer frente la Provincia este año. Segundo, al retraso de la aprobación en la Legislatura de la Ley Impositiva 2020, que según fuentes oficiales, provocó una “fuerte” baja en la recaudación. Tercero, porque “no están siendo muy dinámicas las transferencias de Nación a Provincia”. El escenario.

Más allá de no existir una oferta salarial clara, los docentes eligen mantener la calma y no mostrarse -por ahora- combativos. Tras la paritaria del 10 de febrero, los principales referentes gremiales adelantaron que las clases van a comenzar en tiempo y forma el 2 de marzo. Esta suerte de changüí que los docentes le dan a Kicillof genera ciertas discrepancias en el interior del Frente de Unidad Docente, sobre todo ante la incertidumbre de lo que será la oferta salarial. La FEB, quizá por su origen político, es el gremio que más duro salió sobre el tablero, donde incluso, Petrocini, declaró que el inicio de clases “va a depender de la negociación”. Sin embargo, no sólo la postura de la FEB es la que es puesta bajo la lupa. Las bases de los gremios peronistas-kirchneristas también hacen su juego. “Nosotros entendemos la situación, pero la mecha es corta”, advierten los afiliados. Es que los docentes de todos los gremios consideran que su poder adquisitivo ha sido muy golpeado durante el macrismo-vidalismo y si optaron por elegir a un gobierno de otro color político, es para que las cosas se reviertan. “El bolsillo no puede aguantar mucho”, deslizan desde las bases de los gremios. El factor político también hace su juego. Desde Juntos por el Cambio, en clara línea demarcada cuando fueron gobierno, le piden a los gremios que “le exijan a Kicillof lo mismo que a Vidal”. Es por eso que Baradel, el más abiertamente ligado al gobierno de Kicillof, declaró en los últimos días: "Con (María Eugenia) Vidal nos tuvimos que defender para no estar peor, con Kicillof no queremos no perder, queremos ganar, queremos estar mejor que con el gobierno anterior. A este gobierno le vamos a pedir más que al anterior". Sensaciones en voz baja.

Se espera que esta semana surjan novedades en la paritaria nacional con una oferta real sobre la mesa, para que así Kicillof pueda hacer lo mismo con los gremios bonaerenses. ¿Habrá una oferta que deje tranquilos a los dirigentes gremiales para que vayan con sus bases y les convenzan de un inicio de clases normal? El Frente de Unidad Docente Bonaerense nació al calor del severo conflicto que tuvieron los docentes con Vidal. Antes, durante la gestión Scioli, existió el Frente Gremial Docente sin participación de Udocba, que siempre tuvo una actitud más dura y combativa. El vidalismo logró que el gremio de la CGT deje sus diferencias con Baradel y confluya en un mismo espacio con Suteba. Este año, la FEB se muestra en ese papel. El tablero recién comienza su armado.-

Por Juan Alfaro

Fuente: ANDigital

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS