sábado 04 de abril de 2020 - Edición Nº1283
Cronos Noticias » Interés General » 7 feb 2020 14:50

Novedades en el caso

Trascendieron detalles del expediente de los rugbiers acusados por el crimen de Fernando

A casi tres semanas del asesinato del joven de 19 años en Villa Gesell, la fiscal a cargo del caso ya conformó un expediente con 1400 fojas con el objetivo de reconstruir y recolectar pruebas.


La fiscal a cargo del asesinato de Fernando Báez Sosa a la salida de un boliche en Villa Gesell, Verónica Zamboni, conformó un expediente con 1400 hojas por el cual se daría cuenta de la culpabilidad de los 10 rugbiers detenidos en la cárcel de Dolores.

En el expediente, que cuenta con 1400 hojas, se tomaron más de 20 testimonios y cuatro jornadas de ruedas de reconocimiento. El trabajo tomó en cuenta los resultados de las pericias de los teléfonos celulares de los detenidos y acompañantes de Fernando.

El testimonio de los amigos de la víctima relata que el problema comenzó por un hecho menor dentro del boliche LeBrique: J, uno de los amigos de Fernando, tropezó con uno de los rugbiers y volcó su bebida sobre la camisa de uno de los rugbiers.

El vuelco de la bebida provocó una agresión por parte de al menos dos rugbiers contra J. Allí aparece en escena Fernando, para defender a su amigo e intentar parar la agresión. En medio del revuelo, los patovicas del boliche sacaron tanto a los rugbiers como a Fernando.

El grupo de Fernando, del colegio Marianista, notó que su amigo había sido echado del boliche por lo que también J decidió  abandonaron el lugar, y lo avisó en su grupo de Whatsapp llamado “Gesellardo” para que todos lo supieran.

En uno de los mensajes que figura en el expediente, J escribió en dos mensajes: “Salimos porque lo sacaron a Fer”. Después de unos minutos, Fernando y sus amigos estaban sentados en la vereda de enfrente del boliche, cuando uno de los que estaba allí recibió un golpe desde atrás por uno de los rugbiers.

El desenlace quedó registrado mediante varios videos que filmaron testigos, en los que se ve a uno de los agresores rugbiers patear a Fernando Báez Sosa cuando ya estaba inconsciente en el piso.

En medio de la agresión, J escribió en el grupo de Whatsapp “Gesellardo”: “Nos están cagando a piñas”. Sus amigos creyeron que se trataba de una broma, a lo que contestaron con risas. “En serio”, confirmó J en el grupo.

En declaraciones ante la fiscal, J declaró: “Alguien me pega una piña en la oreja y el pómulo derecho, quedé aturdido, caminé por la avenida 3 y 102, sentí que me estaban persiguiendo y cuando iba corriendo saqué el celular y les avisé a los chicos por WhatsApp. Cuando vuelvo a la zona del boliche, a Fernando ya se lo habían llevado al hospital y T. tenía la boca ensangrentada".

En el grupo de Whatsapp, después de la feroz golpiza, habló R, y pidió: “salgan todos, los que quedan” y, después de un audio, puso en mayúsculas: “Salgan que Fer está inconsciente”.

Los contenidos de los análisis a los celulares (fotos, videos, transcripciones de chats) los realizaron desde la División de Operaciones Técnicas de la Agencia Regional de la Policía Federal.

Entre los celulares de los rugbiers, también analizaron el de Pablo Ventura, el joven acusado y liberado por la Justicia luego de comprobarse que no estuvo en la ciudad al momento del ataque a Fernando Báez Sosa.

Tal como se anticipó, hubo 6 de los 10 teléfonos de los rugbiers que resultaron más difíciles de desbloquear debido a su sistema operativo (Apple).

Los seis teléfonos pertenecen a Máximo Thomsen (20) -uno de los acusados de ser coautor del homicidio-, Lucas (18) y Luciano Pertossi (18), Matías Benicelli (20), Alejo Milanesi (20) y Juan Pedro Guarino (19), siendo el equipo de este último un “7 Plus”, de color negro, con la pantalla astillada y una funda de los All Blacks.

Mientras tanto, los 10 rugbiers acusados por el asesinato de Fernando Báez Sosa continúan detenidos en la cárcel de Dolores, aislados del resto de los presos por una cuestión de seguridad.

TE PUEDE INTERESAR

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS