domingo 18 de agosto de 2019 - Edición Nº1053
Cronos Noticias » En Foco » 13 ago 2019 17:47

El tablero político

Cristina la vio venir: la nueva mayoría que ideó desde el primer día para desterrar a Macri

En abril de 2016, la ex presidenta delineó lo que sería parte de la estrategia que este 2019 puso sobre la mesa y llevó a que el Frente de Todos se imponga por un amplio margen sobre Juntos por el Cambio.


Por F.S. | Especial para Cronos

“No se enojen con otros argentinos, les propongo formar un gran frente ciudadano y que se le pregunte a la gente si le está yendo mejor o peor que antes, y reclamar por los derechos que les están arrebatando”. La autoría de la frase corresponde a Cristina Fernández de Kirchner, cuando el 13 de abril de 2016 transformaba su primera citación en Comodoro Py en un acto de reaparición pública.

Era la primera irrupción de CFK en el escenario político, después la despedida el 9 de diciembre de 2015 ante una Plaza de Mayo colmada.

En pleno auge de la primavera macrista, la expresión pasó desapercibida, pero era un mensaje destinado al núcleo duro y a la atomizada oposición. Reiterados tarifazos, inflación que comenzaba a volverse difícil de controlar y crecientes despidos en la administración pública y privada, comenzaban a colorear el clima de época.

Sin embargo, la ciudadanía rubricó su respaldo a Cambiemos en las elecciones de medio término de 2017. La ex mandataria fue derrotada en territorio bonaerense y muchos, envalentonados por el revés en las urnas y los embates judiciales, se lanzaron a aventurar el fin de su carrera política.

En diciembre de 2017, días después asumir su banca en el Senado de la Nación, Cristina se presentó en Avellaneda. Allí dejó otra frase que ayuda a entender el devenir de los acontecimientos. “Voy a hacer lo que esté a mi alcance, todo lo que pueda para que otro argentino esté en la Casa Rosada el 10 de diciembre de 2019”, deslizó en aquel entonces.

El descontrol de las variables económicas en 2018 y la agudización de la crisis en la economía doméstica, sumadas a la valoración negativa de lo que significó el regreso del país al FMI, aceleraron los gestos de distensión y acercamiento en el espectro opositor.

Precipitada la campaña presidencial, el Gobierno Nacional jugó un pleno a la polarización extrema, bajo la premisa de que, en un escenario dicotómico, el rechazo y el espanto a CFK primaría por sobre el desencanto con Mauricio Macri.

Pero la senadora nacional le asestó un golpe al mentón de la estrategia oficialista. Con un renunciamiento histórico, se apartó de la escena principal y propició la unidad del peronismo en todo el país –impensada meses atrás-, a la que se sumaron sectores del progresismo, en torno a la candidatura de Alberto Fernández.

Y la mayoría se hizo sentir en las urnas. Cristina la vio venir.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS