viernes 23 de agosto de 2019 - Edición Nº1058
Cronos Noticias » En Foco » 15 jul 2019 16:27

Bitácoras bonaerenses

Vidal se subió al ring: campaña agresiva, lucha heroica e impronta autorreferencial

La Gobernadora salió con todo a enfrentar al Frente de Todos y a polarizar con Kicillof. El estilo que supo mostrar al llegar al Sillón de Dardo Rocha se potencia. Es ella contra todo el resto.


Por: Juan Alfaro (ALFA)

Kicillof es Máximo Kirchner y el proyecto es Máximo 2023. Por eso hicieron este armado. No tengo dudas de que La Cámpora va a gobernar la Provincia”, fueron las palabras de María Eugenia Vidal que se dispersaron por todo el universo bonaerense y que abrieron la puerta a lo que la oposición comenzó a denominar “campaña sucia”. La Gobernadora, desde el domingo 7 de julio, se subió al set protagónico y encabezó el objetivo ultra polarización con el candidato del Frente de Todos, Axel Kicillof. Hasta antes de sus palabras emitidas en el programa amigo de Jorge Lanata, los encargados de cruzar al exministro de Economía eran funcionarios bonaerenses y en especial su ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, quien además es cabeza de lista a diputados nacionales por Juntos por el Cambio. Fiel a un estilo ya conocido en campaña, la semana que pasó la mandataria bonaerense apeló a las grandes corporaciones periodísticas amigas para desplegar su discurso de campaña. El sendero seguro.

Vidal salió con artillería pesada, no ahorró palabras para criticar al peronismo K, repetir hasta el cansancio que son “el pasado” y enrostrarles los males de 28 años de gobiernos continuos. El “pasado”, un ente, un villano, un alguien al que la Gobernadora pretende darle vida en cada acto público y entrevista, es ese enemigo al que ella, como una especie de heroína, viene a desterrar de la gran aldea bonaerense. Desde la Casa Rosada y desde la Gobernación saben que, otra vez, en un escenario electoral, la “madre de todas las batallas” es la de la provincia de Buenos Aires. También saben que el arrastre negativo de Mauricio Macri en la provincia sigue afectando a “Mariú” en el mano a mano que se viene entre las boletas "Macri presidente-Vidal gobernadora" y "Alberto presidente-Kicillof gobernador". Pese al “veranito económico” y el leve repunte en las encuestas, el escenario para Juntos por el Cambio es complejo. El arrastre positivo de Cristina Fernández de Kirchner sigue con la fortaleza intacta y tiene chances de crecer. Pero al mismo tiempo, el oficialismo sabe que cuenta con la “mejor jugadora” de la cancha electoral. Vidal no solo tiene una alta imagen positiva, sino que su carisma (en gran parte armado milimétricamente con coaching), se potencia en escenario de campaña electoral. La Gobernadora sabe explotar ese perfil armado, sabe manejar los tiempos, sensaciones, gestos, miradas y emociones, sumado a los rasgos de su propia personalidad. “Heidi” y “la otra hechicera”, esa que se muestra con una amplia sonrisa en cada foto de recorrida, en cada posteo de Instragram o en las historias que sube a esa red social, a lo influencer juvenil que celular en modo selfie relata su aventuras al público que la sigue. “La leona”, esa que se indigna en entrevistas por los males de los bonaerenses, por sus sufrimientos y que se enoja cuando habla de la llamada “lucha contra las mafias”. Vidal despliega todo su arsenal de marteking electoral. El don de María Eugenia.

Desde que soy gobernadora, yo tengo tres hijos y la Provincia. La Provincia es un hijo más. ¡Yo a esta provincia la quiero! ¿Entendés? No me importa ser presidente, no me importa si acá termina mi vida política”, exclamó Vidal, en otra entrevista a un periodista amigo, como Alejandro Fantino. Una interpelación de doble filo, ya que la gente que la sigue acentúa su admiración a su lucha, pero la que está del otro lado de la vereda condena su “impostación”. Este estilo de una candidata abnegada y con perfil de “madre de todos los bonaerenses” está al límite de una sobreactuación innecesaria, pero que cala justo en tiempos de impacto, sensaciones y emociones de un mundo dominado por el efecto instantáneo, sobre todo en las redes sociales. En tiempos del permanente momento instantáneo no importa la profundidad de las palabras o su realidad, importa generar el efecto. Porque si bien, Vidal puede desear ser la “madre de todos los bonaerenses”, sus ambiciones políticas son como las de cualquier otro mandatario que pasó por la Gobernación: llegar a la presidencia de la Nación. Ningún delito. Desde que llegó al Sillón de Dardo Rocha, la Gobernadora trabaja también para generarse un futuro político: desdoblar las elecciones bonaerenses, el “Plan V” (Vidal candidata a presidenta en reemplazo de Macri) y varias jugadas sobre el tablero político, que si bien fracasaron, son parte de un plan en ese sentido. Los objetivos dichos y no dichos.

Vidal nuevamente apela al discurso autorreferencial para contraponerse con su rival. "¿No es mejor tener un gobierno honesto que no te roba?". “Elegí pelearme con la policía corrupta, pelearme con los narcos, elegí pelearme con el juego y eso me trajo acá”. Vidal ya se siente bonaerense, más allá de haber nacido en el barrio porteño de Flores, de estudiar, ejercer su profesión y casi toda su carrera política en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En esta campaña, incluso, corre a Axel Kicillof “por porteño”. “Vivo en la provincia y soy una bonaerense más. Estudié, trabajé y la peleé toda la vida como vos. Hoy es fácil venir de afuera a decir lo que hay que hacer acá, pero nosotros sabemos es que ese pasado es el que nunca se hizo cargo”, dice Vidal en uno de sus spots de campaña. Una vez más, no importa la profundidad, importa el efecto instantáneo. Vidal se mueve en el terreno que mejor sabe. Su perfil está enfocado y centrado en su figura. Tanto así, que eligió mostrarse sola en la boleta que usará este año, obviando la imagen de su compañero de fórmula, el radical Daniel Salvador, que al enterarse de la noticia, dejó trascender su disgusto y quejas sobre “el destrato” que tienen con él desde el vidalismo y más, cuando se enteró que todos los espacios políticos ponen juntos en la boleta a los candidatos a gobernador y vicegobernador. Otro efecto discursivo. Es Vidal sola contra todos. La gobernadora ya está en campaña y arrancó con todo, aunque los consultores y expertos dicen que el que comienza el camino con agresividad, siente que está perdiendo la contienda.-

Fuente: ANDigital

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS