martes 20 de agosto de 2019 - Edición Nº1055
Cronos Noticias » En Foco » 31 may 2019 14:43

Movimientos sobre el tablero

La unidad entre Massa con el peronismo kirchnerista: el peor escenario para Vidal

Tras el Congreso del Frente Renovador y las señales del tigrense para un acercamiento con el armado de Alberto y Cristina, se configura un tablero sumamente adverso para las chances de reelección de la Gobernadora.


Por Juan Alfaro (ALFA) | @alfajuan

“Quiero pedirle a todos los dirigentes opositores, con mucha humildad, que abandonen la vanidad y piensen en el país que quiere construir. Yo estoy para liderar, si me toca liderar. Pero también si me toca empujar el carro desde donde sea”, dijo ayer Sergio Massa al cierre del Congreso del Frente Renovador, una señal clara para conformar un espacio común con el peronismo kirchnerista que encabezan Alberto Fernández y Cristina.

La postura de Massa salió de la presión de gran parte de las bases, sobre todo en el territorio bonaerense, donde el massismo se juega casi todo el poder político que cimentó desde su irrupción en el 2013. En la Provincia, el Frente Renovador no tiene un candidato a Gobernador serio, que siquiera le permita mantener la cantidad de bancas que tiene en la Legislatura bonaerense, que en octubre pone en juego en más de un 70 por ciento.

La unidad entre el Frente Renovador y el peronismo kirchernista en un “gran frente opositor”, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, de darse, se configura como el peor escenario para la gobernadora, María Eugenia Vidal y sus pretensiones de lograr un segundo mandato.

El escenario es complejo, de hecho en las encuestas actuales, la fórmula Alberto Fernández-Cristina tiene un alto porcentaje de intención de voto en la Provincia, por sobre la de Mauricio Macri. Esto afecta directamente a Vidal, dado que los arrastres le juegan en contra. El arrastre positivo lo absorbe la fórmula Axel Kicillof-Verónica Magario, por sobre Vidal. Esto sin sumar los votos que le podría aportar Sergio Massa a esta fórmula en la disputa por la Gobernación.

De hecho, el temor de Vidal a una alianza entre massistas y peronistas K, surgió a principios de abril, cuando Massa dejó trascender que podría haber un acuerdo en la Provincia para tener un candidato a gobernador único, pero que vaya pegado a dos boletas presidenciales de distintos espacios. Espantados, desde la Gobernación le pidieron a Macri que bloqueé esa mera intención. Desde la Casa Rosada lanzaron un decreto exprés que impide este sistema, denominado listas colectoras.

El otro dato que aqueja a Vidal, es que las encuestadoras cuando miden a la Gobernadora y sus competidores sin las boletas presidenciales, la Gobernadora se corona con el triunfo. Macri es el salvavidas de plomo de Vidal. Sobre esto, en Calle 6 aún se lamentan que La Rosada hay enterrado en enero de este año la idea del vidalismo de desdoblar las elecciones bonaerenses de las nacionales.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS