martes 25 de junio de 2019 - Edición Nº999
Cronos Noticias » En Foco » 15 abr 2019 15:23

Bitácoras bonaerenses

Artimañas y especulaciones electorales sobre un tablero impredecible

El decreto de Macri que elimina la posibilidad de “colectoras”, pedido por Vidal, se suma a una serie de jugadas que Cambiemos intentó desplegar sobre el sendero de las elecciones. El miedo a perder crece en el oficialismo.


Por Juan Alfaro | @alfajuan

Las alarmas se encendieron en la gobernación bonaerense. El temor que nació al calor del arrastre negativo de Mauricio Macri, se agigantó ante una amenaza mayor. María Eugenia Vidal sintió abrumado su sendero electoral. El simple destello de un acuerdo entre Cristina Kirchner y Sergio Massa en la provincia, sacudió los cimientos del vidalismo. Hábil en el arte de tejer acuerdos políticos y caer bien parado, el tigrense dejó trascender la posibilidad de que el peronismo/kirchnerismo y el Frente Renovador puedan llegar a concretar un solo candidato a gobernador que pueda ir plegado a dos boletas presidenciales: Unidad Ciudadana y Alternativa Federal. Esa posibilidad, tal y como adelantó ANDigital, se viene pensando desde hace meses, ante la falencia de un candidato a gobernador competitivo del massismo. El peronismo unido en todas sus variantes se transformó en una pesadilla que Vidal no estuvo dispuesta a soportar. Rápidamente, el jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai, aceitó la ingeniería para pedir al gobierno nacional que bloqueara esa idea del peronismo. Así, en una resolución exprés, Macri firmó un decreto que impide que haya listas colectoras en las elecciones nacionales que, lisa y llanamente, es impedir esa jugada que el peronismo tiene como una de sus variantes en la provincia. Sin perder tiempo y por las dudas, Vidal replicó la medida en el territorio provincial: ningún candidato a intendente puede ir pegada a dos boletas para la gobernación. Reacción desesperada.

La jugarreta se suma a una seria de “variables” que se vienen manejando en Cambiemos desde fines del 2018. Artimañas, especulaciones, globos de ensayo que se alejan del desarrollo sano de un proceso electoral. Este entramado tuvo sus episodios de oro cuando Vidal blanqueó su idea de adelantar las elecciones bonaerenses de las nacionales. Con distintos argumentos, la gobernadora estuvo todo enero especulando sobre desdoblar los comicios. Hasta habilitó la creación de una Comisión Bicameral en la Legislatura bonaerense para analizar la factibilidad de esa idea y la de separar las elecciones municipales de las provinciales y nacionales, que se le ocurrió a Massa para poder retener los pocos municipios que le responden. Pero finalmente, esa jugada, que en lo concreto le habría permitido a Vidal despegarse del salvavidas de plomo que representa Macri en este tramo electoral y contar con más chances de lograr otro mandato, fue sepultado por su “jefe político”, en voz del poderoso jefe de Gabinete de Nación, Marcos Peña, a fines de enero. La Bicameral nunca emitió dictamen (pese a que no era vinculante) y su máximo logro fue gastar recursos para llevar diputados y senadores a pasear por distintos puntos de la provincia, como la coqueta casa de Victoria Ocampo en Mar del Plata, convertida en un Centro Cultural. El mayor globo de ensayo.

Enterrada la idea de Vidal, con desconfianzas de la Casa Rosada como secuelas, los intendentes del Conurbano de Cambiemos encabezados por Jorge Macri, primo del presidente, intentaron reflotar su idea de eliminar por única vez las PASO, para evitar el arrastre de CFK hacia los intendentes del peronismo y de los “sin tierra” que pretenden disputarles los municipios. Esa idea no tuvo mucho eco y no se hizo la novela que sí se generó con el desdoblamiento de las elecciones. Sin embargo, dato no menor, fueron dos intentos (fallidos) que intentó Vidal para modificar las reglas del juego en este año electoral. La realidad la golpea fuerte, desde mediados del 2018, la caída constante de Macri en la intención de voto afecta con fuerza al de la gobernadora, sumado a la crisis económica y sus propios errores. Sin embargo, desde principios de marzo, desde calle 6 dejaron trascender que “hay temor” en el vidalismo de perder las elecciones en octubre. Los números cada día son más preocupantes, Macri –en la provincia de Buenos Aires– no para de caer en los números, mientras Cristina va creciendo. Esto afecta a Vidal en el juego de los arrastres: la perjudica el arrastre negativo de Macri, pero al candidato o candidata que surja del peronismo, el arrastre positivo de CFK lo ubica como ganador. El dato es que si la gobernadora fuera sin boleta presidencial, se podría consagrar como ganadora. Torbellinos sobre el tablero.

La “ventaja deportiva”, una expresión utilizada en el completo y explosivo mundo del fútbol, encaja casi a la perfección en las artimañas que se desplegaron sobre este escenario electoral. Al final, parece que el hábil Massa no pudo concretar el sueño de ser el “garante de la gobernabilidad” de Vidal, y meses después oficiar como su sepulturero electoral. Si bien el PJ bonaerense reaccionó al decreto de Macri que elimina la posibilidad de las colectoras, es el Frente Renovador el que vuelva a estar en un laberinto al no contar con un candidato a gobernador competitivo o que arrastre nombres para ocupar bancas en la Legislatura bonaerense. Mientras tanto, de la mano de Macri, Vidal respira y bloqueó un escenario que directamente la habría llevado a la derrota en octubre.
 

Fuente ANDigital

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS