miércoles 23 de mayo de 2018 - Edición Nº601
Cronos Noticias » En Foco » 30 abr 2018

Bitácoras bonaerenses

Farmacity en la Provincia: la primera derrota de Cambiemos en la Legislatura

El posible desembarco de la cadena provocó que la oposición por primera vez actúe en conjunto y logre imponer su postura en la Cámara de Diputados. Los legisladores del oficialismo rebeldes. Se abre el capítulo del Senado.


Por Juan Alfaro (ALFA) | ANDigital

Desde que María Eugenia Vidal llegó a la gobernación, en general, todas las leyes que envió a la Legislatura terminaron aprobadas –con más o menos tiempo– por diputados y senadores bonaerenses, en base a las alianzas que tejió Cambiemos con los opositores “dialoguistas” de turno. Las elecciones de 2017 trajeron mayor fortaleza a las bancadas oficialistas, la suma de bancas de acrecentaron y posicionaron a los legisladores de la mandataria en clara superioridad sobre el arco opositor, a tal punto que muchos comenzaron a calificar al parlamento como la “escribanía de Vidal”. Recordemos, Cambiemos cuenta en Diputados con un bloque de 44 legisladores, a sólo tres de la mayoría simple. En el Senado el escenario es más propicio: el oficialismo cuenta con un bloque de 29 legisladores, que logra quórum propio y está a dos escaños de los dos tercios. Desde las sesiones extraordinarias de fines de diciembre de 2017, cuando por ejemplo se aprobó la polémica suba de la edad jubilatoria para empleados del Banco Provincia, Vidal y sus legisladores apenas recurrieron a validar los actuales acuerdos con parte del “peronismo dialoguista” para lograr sus objetivos o, en todo caso, para bloquear intentos del arco opositor de generar una iniciativa o bloquear alguna que el Ejecutivo envió. La fortaleza legislativa.

Después de diversos intentos, de varias peleas de cartel y disputas personales la oposición, esta semana que pasó, logró encolumnarse detrás de un mismo objetivo: impedir la apertura de senderos para el desembarco de la cadena Farmacity en la provincia. La situación no es menor, el conflicto tiene distintos ribetes que incluso llegan al seno del poder de Cambiemos. No es ningún secreto que el poderoso vicejefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Mario Quintana, es fundador y uno de los principales accionistas de la cadena Farmacity –aunque él asegure que apenas posee el 3 % de las acciones, de las que pronto se desprendería–. Con estos detalles, los días previos a la sesión del jueves 26 de abril estuvieron cargados de tensiones, el reciente fallo de la Procuración General de la Nación, que llamativamente consideró inconstitucional la ley provincial que le prohíbe a esa cadena ser titular de farmacias en esta jurisdicción, despertó las señales de alerta. Desde propietarios habilitados de farmacias, pasando por empleados, hasta el propio Colegio de Farmacéuticos, comenzaron presionar para que los legisladores de la oposición reflotasen un proyecto, que podría impedir la llegada de Farmacity al territorio bonaerense. Es así que cobró fuerza la iniciativa impulsada por el diputado del Frente Renovador Lisandro Bonelli, que declara "taxativo" el artículo 14 de la Ley 10.606, y así poner un freno definitivo al desembarco de Farmacity. Antes de la sesión, el texto logró el apoyo de todo el arco opositor (Unidad Ciudadana, PJ-Unidad y Renovación, Frente Renovador, Peronismo Kirchnerista, Convicción Peronista, Integrar y Frente de Izquierda), para ser aprobado en Diputados. La primera conjunción de la oposición.

Pero no era suficiente, en los números Cambiemos podía bloquear la aprobación de la norma y hacer que se cayera su tratamiento. La delicadeza del tema, la presión de farmacéuticos (sobre todo del interior de la provincia), hicieron que las discrepancias llegasen al seno del bloque de Cambiemos. Ante la presión, la línea que bajaron desde Gobernación bonaerense fue el silencio del Ejecutivo sobre el tema y habilitaron a sus diputados a debatir el proyecto de Bonelli, pero con la orden de poner sobre la mesa la discusión y armado de una Ley de Farmacias que, entre otras cosas, permita la instalación de cadenas como Farmacity en la provincia. En general, se sabe que desde Calle 6 y la mayoría de los diputados del oficialismo “no están en contra” del desembarco de Farmacity en tierras bonaerenses. Así, la postura de defender a esa firma quedó en voz de los diputados de Cambiemos. Sobre ese papel, los diputados que responden a Elisa Carrió resaltaron por la efervescente defensa de la cadena que pertenece a Quintana, incluso con chicanas innecesarias hacia los representantes del Colegio de Farmacéuticos, que estaban apostados en los palcos del recinto. Maricel Etchecoin Moro y Guillermo Castello, ambos del riñón de Lilita, brillaron como embajadores de Farmacity en Diputados. Etchecoin Moro afirmó que “están engañando a los farmacéuticos”. “A mí no me corren con los Quintana ni con los intereses (…) Lo que están haciendo es una banderita política hacia afuera”, dijo la diputada, en tono altanero. A su turno, Castello sostuvo que se trata de una “iniciativa que limita aún más la libertad de los bonaerenses de elegir farmacia”. “Con pretextos ideológicos y partidarios se priorizan intereses corporativos sobre el interés general. Es falso que se esté discutiendo sobre salud. Siempre habrá un farmacéutico al frente de la farmacia”, agregó. Otro que ofició de abanderado de Farmacity fue el exmassista, y siempre alfil de Darío Giustozzi, Mario Giacobbe. La reacción de Calle 6.

Pero el escenario contó con algo inédito en los más de dos años de mandato de Vidal. En el recinto, Unidad Ciudadana pidió que la votación sobre el proyecto fuera nominal y con ello apuntar a las discrepancias de varios diputados de Cambiemos. La acción empujó a que cuatro diputados de Cambiemos se fueran del recinto, para no tener que votar en contra de su propio bloque y de la orden de Calle 6, o en todo caso abstenerse. Liliana Denot, Fernando Pérez y Sandra Paris (de extracción radical) y Daniel Ivoskus fueron los diputados que no votaron, en una decisión que tuvo como final 43 votos afirmativos en aplicar la ley que impediría el desembarco de Farmacity y 40 en contra de esa norma. La derrota en Diputados del oficialismo llegó, se hizo presente, con datos curiosos, porque el bloque de Cambiemos tiene 44 integrantes, y más las ausencias de algunos legisladores de la oposición, con los votos de los cuatro mencionados podría haber ganado la compulsa y bloqueado la ley. ¿Pero qué pasó? Según pudo saber ANDigital por fuentes cercanas al entorno de los legisladores, los tres legisladores radicales decidieron no ir a votar porque “no están de acuerdo con que sociedades anónimas abran farmacias en la provincia”, como pretende hacer Farmacity. Desde el lado de Ivoskus, sus voceros no dieron respuesta ante la inquietud. El texto pasó al Senado, donde fue remitido a comisión. La fortaleza de Cambiemos en esa cámara es superior a la de Diputados y es por eso que los armadores de los bloques opositores apuntan a lograr lo mismo que en la Cámara Baja: que dos o tres senadores del oficialismo se ausenten de la sesión, se vayan, voten en contra o se abstengan y así transformar el texto en ley. Todas probabilidades que con la escena del jueves pasado toman mayor relevancia. También está la posibilidad de que Cambiemos duerma el texto en las comisiones y no llegue al reciento. Todo puede pasar. Mientras tanto, la Legislatura evidenció la primera derrota legislativa de Cambiemos.

Fuente: ANDigital

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS