lunes 19 de noviembre de 2018 - Edición Nº781
Cronos Noticias » En Foco » 12 mar 2018

Bitácoras bonaerenses

Operativo reelección de Macri: ¿Vidal candidata a vicepresidenta?

Dirigentes del PRO comenzaron a instalar la idea de la búsqueda de un segundo mandato del presidente. Cuáles son las opciones sobre la mesa. Qué pasa con la interna Peña-Larreta-Vidal.


Por Juan Alfaro | ANDigital

 Desde la vuelta a la democracia, en el escenario político nacional la búsqueda de un segundo mandato viene en el manual de cualquier político que llegó a sentarse en el mayor sillón de poder. “En cuatro años no se puede afianzar un proyecto”, “hay que consolidar las políticas de gobierno”, “el único que puede garantizar la profundización del modelo es el presidente/a”. Todos argumentos que se suelen usar desde el partido gobernante para empezar a instalar la idea de un segundo mandato. Más allá del discurso del “cambio” y por momentos una premisa antipolítica, el oficialismo no escapó a los viejos manuales de la política tradicional. De hecho, era más que previsible a principios de este 2018, a un año y monedas de las elecciones presidenciales, la tropa iba a comenzar a dispersar el operativo clamor por la reelección de Mauricio Macri. En los límites de la formalidad el hecho se produjo este viernes 9 de marzo durante el Consejo Nacional del PRO, realizado en el bunker de Parque Norte de la Ciudad de Buenos Aires. Allí, el partido hegemónico dentro de Cambiemos reunió a la primera plana de sus dirigentes para diagramar el 2018 y comenzar a proclamar la búsqueda de un segundo periodo del presidente. El jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña; la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; el jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, encabezaron el encuentro. Sin vueltas, el encargado de amplificar y comenzar con el operativo clamor fue De Andreis: “Estamos trabajando para la reelección en 2019. Este es un año importante para fijar políticas, un año para afirmarse en el territorio y escuchar propuestas”. La previa de la campaña.

El puntapié no significa que la campaña presidencial del año que viene se adelantará, simplemente -como ocurrió en mandatos anteriores- comenzar a sembrar las semillas e instalar la idea de un segundo mandato de Macri. El operativo también servirá para intentar despejas las dudas que existieron en las últimas semanas sobre una búsqueda de un segundo mandato para el Jefe de Estado, producto de una situación económica que no mejora, una inflación que no para de crecer, una importante baja en la imagen positiva y la aceptación de la ciudadanía a su gestión, así como causas de corrupción que comienzan a salpicar al gobierno de Cambiemos. Como un estruendoso trueno, en los últimos tiempos sonó sobre la arena política la posibilidad de que Macri no vaya por la reelección. Pero las voces que salieron del Consejo Nacional del Pro el viernes parecen mostrar una nueva etapa dentro de la estrategia del partido gobernante. La idea comenzó a dispersarse por todo el territorio nacional y en la provincia de Buenos Aires el que se encargó de poner la voz fue el presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Mosca -espada legislativa de Vidal- quien dijo: “Vamos a trabajar muy fuerte para que Mauricio sea presidente nuevamente”. Orgánico, desde el llamado “vidalismo” salieron a respaldar la idea cimentada en Parque Norte. Voces que se replican por los rincones.

Ahora, con esa novedad cabe analizar las variables que se presentan sobre el escenario del 2019 dentro del PRO. Pensar un escenario sin Macri buscando la reelección es adelantar los tiempos de una sucesión. Salvo casos de severas crisis, esos modelos al menos tienden a durar dos periodos (ochos años) y con la tentación de alargarla hasta los 12 o 16 años. Pero un solo periodo del líder de ese proyecto anticiparía las internas por la sucesión, que con un nuevo periodo comenzarían a gestarse recién a finales del 2019, cuando Macri -si es que logra triunfar- estaría asumiendo su segundo mandato. Una interna que duraría casi cuatro años. Es conocido en el mundo del Pro, Cambiemos y en los pasillos de la política que la interna ya está prediseñada y hasta tiene nombres y apellidos: Marcos Peña, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal mantienen una pelea subterránea, milimétrica que por ahora no cobró tensiones evidentes y explosivas, pero en voz baja hace que esos jugadores se miren con muchos recelos, desconfianza y a la espera de la disputa interna. Las esporádicas fotos de la “mesa chica” del PRO almorzando sonrientes son solo para calmar las aguas de esta Guerra Fría interna. Peña, como se sabe, es el hombre al que Macri a delegado un gran poder y “Marcos” lo hace valer. En el PRO saben que “no le tiembla el pulso”, que es uno de los “Pro más radicalizados” con la idea de pureza y que de todos los dirigentes de la plana mayor, es quien tiene relaciones políticas aceitadas en gran parte de las provincias del país. De “Horacio”, destacan su estirpe peronista, su capacidad de armador y sobre todo cierta “autonomía” que tiene en su relación con La Rosada, acciones que molestan a Macri y Peña. De Vidal obviamente los laureles priman sobre su alta imagen positiva, su capacidad para convencer con su discurso, las peleas que da y hasta un estilo propio que le permite intentar un armado “vidalista” distinto a los directrices de la Casa Rosada. Pero al mismo tiempo, se sabe que es la más orgánica, una soldado, alguien que responde y obedece en cualquier mandato a Macri. Los herederos.

Si uno se basa por la maquinaria electoral que representa o la imagen de conocimiento y positiva que tiene sobre su imagen, sin dudas, la heredera más viable para la continuidad del modelo Cambiemos en María Eugenia Vidal. Pero la “bendición de Macri” aún no está resuelta y tampoco hay señales de para quién será. En caso de adelantar los tiempos, con Macri fuera de la búsqueda de un segundo mandato, no sólo anticiparía la interna, sino que se dejaría un hueco en la provincia de Buenos Aires, la madre de todas las batallas, el territorio más importante del país. Hoy, en este territorio, Cambiemos no tiene un heredero competitivo para pelear por la gobernación. Esta falencia, hace que también entré en una marea de especulaciones una posibilidad de que Vidal pueda ser la candidata a vicepresidente de Macri en el 2019, para absorber la alta imagen y votos que tiene la mandataria bonaerense y asegurarse la reelección. Con “Mariu” como compañera de fórmula de Macri, el hueco en la provincia de Buenos Aires seguiría siendo un gran problema. Sobre este escenario, incluso, en una entrevista televisiva le preguntaron a Peña si estaría dispuesto a “bajar” a la provincia si es que MEV se convierte en la compañera de lista del presidente, escenario que el poderoso Jefe de Gabinete descartó casi por completo. Todos los dilemas y escenarios que por estas horas se barajan en los principales despachos de Balcarce 50 y de la platense calle 6. Por si fuera poco, también existe una especulación sobre la “maquinaria de votos” que hoy representa Vidal. Si es que Macri opta por el segundo mandato, al igual que Vidal en la provincia, en los principales despachos de La Rosada no quieren ver una postal electoral con la gobernadora con más porcentaje de votos que el presidente. Opciones y jugadas sobre la mesa.

De a poco, similar a otros espacios políticos, el PRO dentro de Cambiemos comienza a pensar en voz alta en el 2019. El operativo reelección de Macri comenzó, para despejar dudas y para comenzar a instalar el tema. Pero en el trasfondo existen movimientos y especulaciones sobre este escenario, que anuncian, que tarde o temprano, la feroz interna que todos anticipan se desatará entre los tres herederos solo espera su turno.

Fuente: ANDigital

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS