lunes 20 de agosto de 2018 - Edición Nº690
Cronos Noticias » En Foco » 21 feb 2018

Movimientos sobre el tablero

El escenario 2018 en Diputados: los acuerdos de Cambiemos y el futuro de la doble firma

Cómo se desarrollarán los movimientos del oficialismo en la Cámara Baja. El “Bloque de los Intendentes” y el massismo en la mira. Qué pasará con la doble firma.


Por Cronos

La Apertura de Sesiones está cerca, el jueves 1 de marzo, a las 18 horas, la gobernadora, María Eugenia Vidal abrirá un nuevo periodo legislativo en el parlamento bonaerense. Este 2018, que a diferencia del 2017 –año electoral- se presume que la actividad en la Legislatura será mayor, de la mano de la llegada de nuevos legisladores y con la impronta de Cambiemos de darle mayor vuelo a sus diputados y senadores, como así resaltar un poco más su perfil.

En ese plano, durante las dos últimas semanas, la Gobernadora congregó en dos cónclaves en la Residencia de la Gobernación al bloque de Senadores y, luego al de Diputados para comenzar a diagramar la agenda 2018. Una nueva Ley de Obra Pública, Reforma Judicial, Reforma del Código Procesal Penal, Reforma Política –nuevo sistema de votación electrónico- y que va en ajustado a los planes que tienen en el Gobierno Nacional.

Para ejecutar todo ese engranaje, es necesario ajustar el tablero en las dos Cámaras legislativas. En lo que respecta a Diputados, Cambiemos cuenta con un bloque de 44 legisladores, a solo cuatro de la mayoría simple. Con poder numérico en el recinto, el oficialismo no está atado a grandes acuerdos para poder aprobar leyes que envié el Ejecutivo (como la del Pacto de Gobernabilidad que gestó Vidal con Sergio Massa para el 2016 y parte de 2017), aunque tampoco puede descartarlos.

Es por eso, que este año, según pudo saber CRONOS, intentará asegurarse un escenario sin sobresaltos y para eso avanzará en concretar los acuerdos con el bloque PJ-Unidad y Renovación (el autonombrado “Bloque de los Intendentes”) y el Frente Renovador de Sergio Massa. De la mano de Manuel Mosca, titular de la Cámara Baja, Cambiemos buscará solventar los acuerdos gestados en el recambio legislativo para que no tengan contingencias este año.

Hasta ahora, en las dos sesiones extraordinarias que se desarrollaron a finales del 2017 con la nueva Cámara, los acuerdos le funcionaron muy bien al oficialismo, sobre todo el gestado con el “Bloque de los Intendentes”, que tuvo su prueba de fuego en la polémica aprobación de la reforma jubilatoria para empleados del Banco Provincia. El precio no fue menor, Cambiemos aceptó que Marisol Merquel sea la Vicepresidenta de la Cámara y con ellos sellar el acuerdo. Dato no menor, lo que en su momento fue una intención de reformar el sistema interno de Diputados, con la eliminación de la doble firma, según pudo saber CRONOS quedará archivado y desde el oficialismo prefirieron dejarla existir para dejar tranquila a la bancada PJ-Unidad y Renovación. La doble firma se queda

Pero el llamado “Bloque de los intendentes” tiene sus complicaciones, no es bloque que esté erguido para un solo liderazgo. Si bien, por ahora, el alcalde de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde es el interlocutor principal en las negociaciones con Mosca o con el jefe de Gabinete, Federico Salvai, existen figuras fuertes como las de los otros intendentes o ex jefes comunales que ahora son legisladores, caso Julio Pereyra (titular del bloque) y Carlos Urquiaga, ex mandamás de José C. Paz. Pese a todo, en los principales despachos legislativos de Cambiemos, confían en que el “acuerdo se va a respetar”.

Por el lado del acuerdo con el Frente Renovador, según pudo saber este portal, la intención del oficialismo es acercar posiciones con esa bancada de la mano de un nuevo pacto con Massa. El escenario es distinto y también contingente adentro de la bancada, derivado de la mala elección que hizo el tigrense en 2017 y la merma en la cantidad de diputados. Por ahora, el bloque se mantiene unido y responde al tigrense. Pero los recelos, duelos de cartel y algunas discrepancias no son buenos augurios para el massismo y su poder de negociación con el oficialismo. En general, Cambiemos prefiere que estos dos bloques no se rompan o sufran fugas.

En cuanto a los bloques PJ-Kirchnerista y Convicción Peronista (de dos miembros cada uno), desde Cambiemos resaltan el diálogo que se puede gestar con esas bancadas. Por el lado del monobloque del Frente de Izquierda, las señales son más que claras y en el oficialismo saben que la política de ese espacio es la más combativa y de oposición a casi todas las leyes que se propongan desde el Ejecutivo.

El escenario se completa con el bloque de Unidad Ciudadana-PJ que conduce Florencia Saintout. Con 23 miembros, es el segundo bloque numérico en el recinto y su perfil es de una oposición dura hacia Cambiemos. En los principales despachos del oficialismo saben cuál va a ser el escenario, pero con algo de optimismo, apuestan a gestar también canales de diálogo. Dentro de ese esquema, ronda la supervisión de Salvai, pero que dejó en Mosca las negociaciones políticas a nivel macro y quedó en el titular del bloque Cambiemos, Maximiliano Abad, el rol de negociador a nivel interno de Diputados. Antes de la Apertura de Sesiones, se negocian el reparto de comisiones entre todos los espacios. Según pudo saber CRONOS, el oficialismo apuntará a que sea un “reparto equilibrado”.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS