jueves 14 de diciembre de 2017 - Edición Nº441
Cronos Noticias » Provincia » 4 dic 2017

El recorrido del “Tano”

Menéndez, de la victoria sobre Othacehé al PJ bonaerense: el hombre que sueña ser Gobernador

Su trayecto estuvo signado por su rivalidad con el histórico y temido Othacehé. Buscó su lugar en distintos espacios políticos, para luego lograr su sueño de ser intendente de Merlo abrazado al FpV. Este año alcanzó uno de sus grandes objetivos y se prepara para jugar por el Sillón de Dardo Rocha en el 2019.


Gustavo “Tano” Menéndez, cincuenta años, es el actual intendente de Merlo, luego de que en 2015 derrotó en una interna del FpV al temido “Vasco” Othacehé.

El “Tano”, el próximo 17 de diciembre se convertirá en el nuevo presidente del PJ Bonaerense, uno de sus sueños desde que comenzó su carrera política. Además, el mandamás de Merlo tiene sus particularidades, rompe con los viejos esquemas de los alcaldes peronistas del Conurbano. Con un look más moderno y coqueto, y un fanatismo por las redes sociales, el jefe comunal merlense no pierde oportunidad de compartir con una foto en Twitter o Facebook sus encuentros políticos o algún momento con sus hijos. No muchos meses atrás, en febrero de este año, el “Tano” posó para un extravagante book de fotos con motivo de su cumpleaños número 50, donde se lo ve con un acabado smoking negro y blanco caminando por el medio de una ruta, con gafas de sol y un impecable peinado a la gomina que lo caracteriza.

Menéndez se recibió de abogado en la Universidad de Morón. Sus comienzos en la política del distrito fueron en 1987, cuando comenzó a trabajar en la Dirección de Asuntos Legales municipales, cuando Gustavo Green era jefe comunal, quien luego fue sucedido por Raúl Othacehé, uno de los históricos y más temidos Barones del Conurbano.  

Durante la gestión de Othacehé, Menéndez pasó a hacerse cargo de la Subsecretaria de Tierra municipal, pero la relación con el entonces intendente no fue buena, lo que marcó el futuro político del “Tano” durante los siguientes años.

Con la llegada del kirchnerismo en el 2003, la interna entre el “Vasco” Othacehé y el “Tano” Menéndez se hizo cada más fuerte cuando el primero decidió apoyar a Aldolfo Rodríguez Saá en las presidenciales y el segundo a Néstor Kirchner. Sin embargo, los resultados electorales dieron como ganador a Kirchner, y finalmente, el ex presidente y Othacehé llegaron a un acuerdo, y a Menéndez no le dejaron participar de las internas del FpV.

Durante los años siguientes, y como fruto de la mala relación con Othacehé, Menéndez se alejó del municipio de Merlo y pasó a ocupar cargos en la administración provincial, que encabezaba Felipe Solá. Es en ese marco que, en 2007, cuando se encontraba al frente de la Dirección Provincial de Casinos, el “Tano” fue denunciado por “defraudación” y “desaparición” de 600 mil pesos del Tesoro del Casino de Mar del Plata, causa que en 2015 fue elevada a juicio oral.

Para sumar males, la mala relación que tenía con Othacehé seguía creciendo y en el 2011 Menéndez decidió abandonar el espacio y buscar un lugar en el Frente Popular de Eduardo Duhalde. Desde ese lugar, fue candidato a intendente de Merlo, pero con pocos laureles electorales, apenas alcanzó el 13 por ciento de los votos.  

Con esa lección que dejan los vaivenes de la política, el “Tano” formó su propia agrupación llamada Grande Merlo, y en el 2013 forjó una alianza con el Frente Renovador de Sergio Massa. Es así que logró uno de sus objetivos: ganar una banca en el Concejo Deliberante de Merlo.  

Sin embargo, la alianza con Massa no duró demasiado, ya que en 2014, su viejo enemigo, Othacehé, también desembarcó al Frente Renovador. Tener nuevamente al “Vasco” cerca lo llevó nuevamente a que fuera opacado. Con bronca, no lo pensó dos veces y decidió volver al FpV y no dudo en aliarse con Martín Sabbatella.

Las elecciones de 2015 le trajeron a Menéndez otra nueva pesadilla con su archirrival. Cerca de los comicios, Othacehé dejó el barco massista y decidió volver al kirchnerismo. Al “Tano” no le quedó otra cosa que soportar ese déjà vu. Pero esa vez el escenario sería distinto y el tablero le permitiría enfrentar en una PASO a su contrincante histórico. Los resultados fueron contundentes, Menéndez le ganó a Othacehé por más de 16 puntos de diferencia. Con ese envión, en octubre de ese año, logró llegar a otro de sus grandes objetivos: ser el nuevo intendente de Merlo, tras destronar al más temido Barón del Conurbano.

Sin embargo, el 2015 fue un año de derrota para el peronismo/kirchnerismo nucleado en el FpV: Daniel Scioli perdió el balotaje presidencial con Mauricio Macri y María Eugenia Vidal le ganó a Aníbal Fernández en la provincia, sacando al peronismo de la Gobernación después de 28 años de gobierno.

Tras la derrota traumática, el peronismo, sobre todo los intendentes del Conurbano comenzaron a disputar las internas de una tropa que había quedado en dispersión. De ese modo, ante el surgimiento del Grupo Esmeralda comandado por el alcalde de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde e intendentes de la Tercera se juntaron con la jefa comunal de La Matanza, Verónica Magario y encabezaron el Grupo Fénix, como contrapeso al espacio del lomense.

El 2017 el escenario electoral trajo viejos dilemas para Menéndez, que sin embargo actuó de forma pragmática con los intendentes del Conurbano y le pidieron a Cristina que sea la candidata del peronismo para legislativas de octubre, antes que apostar por la aventura de Florencio Randazzo.

La derrota de CFK ante María Eugenia Vidal y Cambiemos repitió de alguna forma el escenario de 2015 y volvieron las divisiones dentro del peronismo. Con ese clima, tal y como anticipó CRONOS hace más de un año, Menéndez logró uno de sus objetivos más preciados: ser el presidente del PJ Bonaerense. Durante el mes de noviembre, en medio de un escenario cargado de broncas y tensiones, el “Tano” logró confluir con Insaurralde y jugar juntos para cerrar el cerco sobre Fernando Espinoza e impedirle una reelección en el partido. Rápidamente, fiel a su carisma y su fascinación por las redes sociales, Menéndez mostró en Twitter las reuniones que tuvo con Randazzo y otros dirigentes del peronismo críticos al kirchnerismo. Su objetivo, según adelantó, es que durante su gestión, tanto Randazzo, como Sergio Massa vuelvan a ser parte del partido.

Así, Menéndez se convertirá en presidente del PJ Bonaerense, con el dato de que tras su primer año de mandato, rotará con el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray. Este sistema significa que el mandamás de Merlo no estará al frente del PJ Bonaerense durante los años electorales, 2019 y 2021, dándole la libertad de ir en busca su objetivo mayor: la Gobernación bonaerense.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS