jueves 14 de diciembre de 2017 - Edición Nº441
Cronos Noticias » En Foco » 14 nov 2017

Sin demasiadas tensiones

Vidal logró aprobar “Ley de leyes” en tratamiento exprés y con un peronismo balcanizado

La Gobernadora obtuvo un claro triunfo legislativo para aprobar Presupuesto 2018, Ley Impositiva y “Pacto Fiscal” con Municipios. En poco más quince días se aprobó el proyecto enviado a la Legislatura. Claves, el apoyo del massismo y las internas de un peronismo que se sigue partiendo.


Por Cronos

El viernes 27 de octubre, cuatro días después del triunfo de Cambiemos sobre Cristina en las elecciones, María Eugenia Vidal envió el proyecto de Presupuesto 2018, la Ley Impositiva y el “Pacto Fiscal” que impulsa cerrar con los Municipios.

La Cámara de  Diputados de la Provincia de Buenos Aires, presidida por Manuel Mosca, aprobó este martes y mandó al Senado para su sanción definitiva  el presupuesto bonaerense, la ley impositiva para 2018 y el llamado Pacto de Responsabilidad Fiscal Municipal. A 19 días, la Legislatura bonaerense aprobó el paquete de leyes en un tratamiento exprés y en el escenario más fácil que tuvo Cambiemos sobre el tablero de negociaciones.

En lo concreto, nuevamente el apoyo del massismo (Frente Renovador y GEN) fue clave para juntar los votos, pero el plato principal fue el apoyo de sectores del peronismo, que sumergidos en sus internas, quebraron sus votaciones incluso dentro de sus diversos bloques. De los tres bloques que hay en Diputados (FpV, FpV-PJ y Peronismo para la Victoria) y los dos del Senado (FpV-PJ y Bloque Peronista), no sólo está la división de bancada, sino también puertas para adentro en cada bloque. El efecto de las discrepancias caló incluso en La Cámpora.

Pero para poder aprobar la “Ley de Leyes”, Cambiemos tenía que lograr acuerdos con otros sectores para así alcanzar los dos tercios de los votos necesarios en ambas Cámaras (62 diputados y 31 senadores). Números que sin despeinarse alcanzó en ambas Cámaras. La clave para el tratamiento exprés fue nuevamente el apoyo del massismo confluido en 1País (Frente Renovador y GEN), tras el acuerdo que Sergio Massa y María Eugenia Vidal plasmaron la semana pasada. El tigrense apeló nuevamente a ser el garante de los votos y terminó preso de su “opoficialismo” que gestó desde el 2015.

El massismo logró que se incorpore un tope  a la participación público-privada (PPP) en la obra de infraestructura que licita el gobierno provincial, Sobre el polémico Fondo Educativo del 85 por ciento que Cambiemos pretendía poner como porcentaje a obras en escuelas, se bajó al 50 por ciento para el Conurbano y 40 por ciento para el Interior. Además, desde el oficialismo deslizaron que de cerrarse al acuerdo con el Gobierno Nacional por los 40.000 millones de pesos que ingresarían para 2018 ingresarán, de los cuales 3.200 millones de pesos que irían directo a los municipios a través de la coparticipación. Todos estos puntos fueron avalados por el sector del peronismo que dejó en manos del intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde para que negocie con Gobernación el apoyo al presupuesto.

Sin embargo, el massismo no apoyó el aumento del inmobiliario, como tampoco el impuesto que se implementó a las cooperativas. El peronismo “dialoguista”, no mostró reparos sobre esos puntos.

El punto central para el gran triunfo legislativo de Vidal y Cambiemos fue la balcanización del peronismo, que sumergido en el sabor de una nueva derrota electoral y con el trasfondo de la disputa por el control del PJ bonaerense, plasmó nuevas divisiones en sus bancadas legislativas. Por un lado, Insaurralde, los legisladores que apoyaron a Florencio Randazzo y los que terminan mandato se mostraron dispuestos a aprobar la “Ley de leyes”. Por el otro lado, de la mano del titular del PJ bonaerense, Fernando Espinoza y la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, intendentes del Interior se mostraron contrarios a aprobar el paquete de leyes e incluso deslizaron la palabra “traición”.

Estas divisiones se manifestaron de forma clara durante la sesión de este martes. En Diputados, el bloque FpV-PJ de 13 legisladores votó dividido: 4 diputados en contra, 9 a favor. La misma división de vio en el FpV, la bancada más kirchnerista: de 17 integrantes, 10 votaron en contra y 7 a favor. El bloque Peronismo para la Victoria, compuesta por referentes del Movimiento Evita que apoyaron a Randazzo, los 6 diputados votaron a favor. Dato no menor, ningún integrante de esta bancada hizo uso de la palabra durante la sesión para explicar su voto. Al final, fueron 77 diputados que votaron a favor del paquete de leyes y 15 que votaron en contra. EL Frente de Izquierda sumó la démima quinta mano.

En el Senado ocurrió una situación similar, si bien los 10 senadores del bloque FpV-PJ votaron en contra, mientras todos sus colegas del Bloque Peronista, 6 senadores votaron a favor. En la Cámara Alta, ese sector del peronismo si tomó la palabra.

Las internas del peronismo quedaron más que expuestas durante la tarde de este martes. Tal es así, que al tomar la palabra, el diputado Walter Abarca del FpV-PJ que votó en contra de la “Ley de leyes”, pidió la votación nominal para saber qué votaba cada legislador, idea que fue apoyada por su colega del FpV Agustín Debandi. Sin embargo, el presidente de la Cámara, Manuel Mosca no accedió al pedido al aclarar que “no se pidió moción” para esa forma de votación. Si la votación hubiera sido nominal, cada diputados tendría que haber blanqueado su votación. La idea del sector más duro del peronismo era “demostrar quiénes son verdadera oposición y quiénes cómplices del oficialismo”, palabras que dejaron trascender en una reunión que tuvieron por la tarde en un despacho de la Cámara de Diputados.

Vidal, su jefe de Gabinete, Federico Salvai y Manuel Mosca aprovecharon muy bien las divisiones del peronismo y supieron hacer cortes quirúrgicos para logras los acuerdos y los votos asegurados. En el Gobernación, tras la sanción de la “Ley de leyes” celebraron el "consenso" con tratamiento y la "baja en el gasto de la Legislatura hecho a instancias de la Gobernadora". Vidal aprobó la "Ley de leyes" sin mayoría en las Cámaras, sus objetivos fueron plasmados. Dato no menor, el pedido de endeudamiento no fue modificado, cuestión que sí lo fue los dos años anteriores y además trajo muchas polémicas. Además, no se reeditó el Fondo de Infraestructura como ella quería.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS