jueves 23 de noviembre de 2017 - Edición Nº430
Cronos Noticias » En Foco » 7 nov 2017

Movimientos sobre el escenario

Presupuesto 2018: Insaurralde quiere volver a ser el nexo entre el peronismo y Gobernación

Al igual que el año pasado, el lomense pretende oficiar como negociador entre las huestes peronistas y Calle 6. El enojo de legisladores y los otros intendentes. El trasfondo de la renovación del PJ bonaerense.


Por Cronos

Corrían el mes de diciembre de 2016, el aire estaba tenso por las negociaciones trabadas entre el peronismo y Cambiemos por el Presupuesto 2017 y el Endeudamiento que sobrepasaba los 94 millones de pesos. Al calor de la rosca, el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde se posicionó como  “negociador unilateral” con un perfil más “dialoguista” que la intendente de La Matanza, Verónica Magario, por ejemplo. De ese modo, mientras el peronismo buscaba la “unidad” para encarar la negociación por el Presupuesto 2017, de forma subterránea Insaurralde tendía puentes con Calle 6 y acordó una baja en el endeudamiento, menor a la que varios integrantes del FpV de hegemonía de La Cámpora y del FpV-PJ pretendían. Por esos días, se supo que el lomense le había prometido al jefe de Gabinete, Federico Salvai los votos del bloque Peronismo para la Victoria y la mitad de la bancada FpV-PJ, números necesarios para Cambiemos en su búsqueda de aprobación de la “Ley de leyes”.

Con esos flancos abiertos, el peronismo intentó hasta último momento lograr la unidad de los bloques en la votación, pero que finalmente fracasó por la orden de Máximo Kirchner a los camporistas de votar en contra y con la permanente posibilidad de que los legisladores que respondían a Insaurralde le den los votos al oficialismo.

Este 2017 el escenario se torna similar, al menos en principio. El peronismo está nuevamente sacudido por sus divisiones internas, enmarcados por el reciente triunfo de Cambiemos en las legislativas y la derrota de Cristina en las urnas. Pero de cara al tratamiento del Presupuesto 2018, con un endeudamiento de 85 mil millones de pesos, el peronismo está mucho más dividido que el año pasado, divisiones que incluso calaron hondo en el seno de La Cámpora.

Sobre ese escenario, Insaurralde, rápido de reflejos intenta posicionarse nuevamente como el “negociador unilateral” del peronismo. Según pudo saber CRONOS, el lomense pidió una reunión con Salvai, que se concretó y fue acompañado por dos escuderos: los intendentes Hugo Corvatta (Saavedra) y Juan Pablo De Jesús (Partido de La Costa). La noticia recorrió se supo en varios despachos de la Legislatura, desde donde muchos legisladores peronistas aclararon: “Este año Insaurralde no puede garantizar los mismos votos que el año pasado”.

Los movimientos del lomense no sólo están apuntados al Presupuesto o el “Pacto Fiscal” que quiere María Eugenia Vidal con los 135 intendentes. También tiene el trasfondo de la pelea por la conducción del PJ bonaerense, espacio que -si no sucede alguna contingencia- tendría que tener sus elecciones el 17 de diciembre. La disputa de los intendentes por el control del partido está dividida en tres sectores. Por un lado, el actual titular del Partido, Fernando Espinoza aspira a una reelección, avalado por su coterránea Magario y algunos intendentes del Interior. Desde la Primera Sección, tal y como anticipó CRONOS el 2016, el alcalde de Merlo, Gustavo Menéndez también quiere el sillón peronista y deja trascender que tiene el “apoyo” de sus colegas de la Sección. Finalmente, la interna de la poderosa Tercera Sección y bastión de resistencia del peronismo/kirchnerismo, Insaurralde se plantó ante Espinoza y pretende que su ladero, De Jesús sea el próximo titular del Partido Justicialista provincial. La falta de acuerdo, más la lucha de egos hacen que la pulseada de a tres se encuentre en un virtual empate. Es por eso que CRONOS pudo saber que comenzaron a surgir “candidatos de consenso”. Entre ellos se nombra a los intendentes Fernando Gray (Esteban Echeverría) y Alberto Descalzo (Ituzaingó).

Dato no menor, los movimientos de Insaurralde chocan con los de Magario y Espinoza también en el tratamiento del Presupuesto 2018. La semana pasada los matanceros convocaron a una reunión del peronismo en el Anexo del Senado, donde las ausencias de Insaurral y Menéndez, más los intendentes que los acompañan fueron más que notorias.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS